*

La última mordida de la serpiente de Ford
24/12/2014 1371 vistas
La quinta generación del Mustang se despidió este 2014, pero su partida es con una edición especial del GT500 Super Snake limitada a sólo cincuenta unidades, cuya potencia estará bordeando los 850 CV.

La quinta generación del Ford Mustang asomó en el mercado en 2007. Este año llegó a su fin, mostrando su renovada figura. Sin embargo, su alejamiento debía ser con una celebración importante, por lo que el preparador deportivo de la marca americana, Shelby American, decidió darle vida a la última versión del Shelby GT500 Super Snake.

Se trata de una edición especial de 50 unidades denominada Shelby Signature Edition Super Snake, que se diferecia a nivel estético por las llantas de aleación Weld, logotipos Super Snake en los laterales o un kit que lo hace un poco más ancho.

En el interior se aprecian menos variaciones, destacando la placa con el número de unidad y la firma de Carrol Shelby en el volante.

De todas maneras, lo más destacado se aprecia bajo el capó, pues el motor V8 de 5.8 litros se potencia hasta desarrollar 850 caballos de fuerza, cifra que se obtiene al turbocompresor Kenne Belle y nuevo radiador. Otros cambios se aprecian en la suspensión y el sistema de frenado, que han sido mejorados.

Para adquirir uno de estas exclusivas unidades, se debe contar con un Shelby GT500 Super Snake y llevarlo hasta la la sede de Shelby American, en Los Angeles, donde se hace la adaptación.