*

“Si vamos a Chile, es para ser el número uno del mercado”
Por Alexis Cares 02/12/2014
Dentro de las próximas semanas, Nissan tomará de manera directa la gestión de la marca en Chile, sin la mediación de ninguno de sus históricos distribuidores, locales y japoneses. El cambio es tan fuerte como las pretensiones de la firma, que no está dispuesta a seguir haciendo concesiones y dar así el paso hacia lo más alto del liderazgo. Conversamos en Sao Paulo con José Luis Valls, el máximo ejecutivo de la región y quien lidera esta trascendental tarea.

José Luis Valls es argentino, licenciado en administración de empresas en la Universidad Católica de su país y con maestría en la Harvard Business School. Tiene 47 años y desde su cargo de presidente de la región de Nissan lidera un proceso de robustecimiento del fabricante japonés, que se cruza de golpe con Chile y explica los fuertes cambios que vive la marca en la escena local.

Tras ocupar altos puestos en las esferas comerciales y de servicio en General Motors, tanto en Colombia como en Argentina, es en 2011 cuando se convierte en vicepresidente comercial de Nissan México, para luego de un año pasar a ocupar la dirección general de la operación en ese país. Los resultados rotundos no se hacen esperar y durante el año pasado, Nissan Mexicana fue galardonada con el “Global Nissan President Award 2013” a la mejor operación mundial. Este éxito lo catapultó a la presidencia de la recién creada región latinoamericana, que va desde la frontera de México con Honduras hacia el sur, incluyendo el gigante Brasil.

Secundaria op1

En el marco del reciente Salón de Sao Paulo, conversamos con Valls sobre el desembarco de Nissan en nuestro mercado, y su primer comentario explica la decisión de la marca. “Chile es el mercado más importante para Nissan en la región, y eso lo vuelve sumamente estratégico”, dice de entrada.

Al terminar con la gestión de un distribuidor de años y asumir el rol de manera directa, se entiende que viene una etapa marcada de fuertes exigencias.

“De hecho lo es, y la tranquilidad está dada porque tenemos los productos no sólo para mejorar la gestión de negocio, sino que para ser líderes. Porque si vamos a Chile, para estar en el primer lugar, para ser el número uno del mercado. No sé cuánto nos lleve, pero esa es la meta. Y cuando hablamos de esto pensamos en un plazo de entre tres y cinco años. La pulserita del “number one” no será magia ni nada, nos ganaremos ese lugar con humildad, con trabajo, con la excelencia de cada novedad y forma de trabajar”.

Son propósitos basados en estrategias, pero el producto es decisivo. ¿Tienen esos productos para un mercado como el chileno?

“Bueno, en este negocio hay un dicho: product is the king”.

Nissan ha estado renovando toda su gama de SUV, Pathfinder, X-Trail y más recientemente Qashqai. ¿Por ahí está el rey o es la suma?

“Vamos a cumplir nuestra meta en Chile y usted nombra productos tremendos, claves, pero el lanzamiento más importante será la nueva pick-up (NP300), de la cual prefiero que esperemos hasta enero para hablar en profundidad. Lo que sí puedo anticipar es que se trata de un producto central para la marca incluso a nivel global”.

En el mercado automotriz, especialmente en el chileno, nadie juega solo. ¿Cómo ve a la competencia?

“Las marcas colegas están más aguantando que atacando. Nosotros estamos al ataque. Estábamos debiendo el producto, pero ahora tenemos novedades de peso casi en relación de una por mes. Eso le da mucho potencial a la marca. Esto que nos proponemos tampoco tiene que ver con pedirle un deseo a la Virgen. Acá, además del producto, tenemos una estrategia completa y detallada que comenzaremos a ejecutar desde que tomemos la operación en enero”.

A ver…

“Miremos todo esto desde la metáfora de jugar en la liga local, y luego de hacerlo en las grandes ligas. Y a eso vamos, en eso estamos. Ir de la dominancia absoluta como la tenemos en México, hasta la presencia ínfima que hay en Argentina. Ahora, lo de Chile va de la mano con la estrategia regional”.

Y no todo, imaginamos, será producto…

“En Chile hay un tema central, y ese es el servicio al cliente, donde tenemos mucho que ofrecer. De partida, tenemos que elevar el estándar actual, que es bajo, y superar el esquema de atención que hay”.

Uno escucha eso a menudo de las marcas, y luego los clientes dicen otra cosa. ¿Qué piensan implementar, concretamente?

“Reitero, es un tema central de nuestra labor como marca que asumiremos desde enero. Hay mucho por hacer y responde a un trabajo de todos los días, a conciencia, y que tiene que ver con la filosofía de Nissan en el mundo, ya que se trata de algo que se dará sí o sí gracias a un proceso de mejora continua”.

¿Ya tiene nombres para la operación en Chile?

“Ya los hay, pero todo se anunciará en su justo momento”.

Comentarios