*

Test: BMW X4 20d, un exitoso debutante
Por Romina Cannoni B. 31/01/2015
El nuevo integrante de la familia X de BMW es un fiel representante del ADN de la firma, que logra plasmar su deportividad con el diseño y con todos los avances tecnológicos que entregan grandes sensaciones al volante.

Con el lanzamiento del X6 en 2008, BMW creó el segmento de los Activity Sport Coupé, que no era otra cosa que un todoterreno con formas más deportivas y aerodinámicas. Al principio le llovieron las críticas, pero los resultados le dieron la razón y hoy incluso tiene imitadores.

Tuvieron que pasar seis años para que la firma alemana se atreviera a introducir un Activity Sport Coupé en el segmento de entrada, ubicado entre el X3 y el X5. Nada nuevo considerando la estrategia que viene construyendo BMW, con la introducción de modelos específicos en nuevos nichos.

P90143875

 

Los problemas que vivió el X6 ya no los tiene este X4, pues el gusto por un todoterreno coupé ya está adquirido. Por dentro es más deportivo que un X3, partiendo por los asientos, envolventes y cómodos, con elementos de aluminio, un volante deportivo con un exquisito tacto y el diseño funcional que ya es tradición en BMW.

Algunos plásticos de tacto discreto (luces, consola, botonera) siguen siendo el punto bajo del habitáculo de este y de todos los autos de la marca.

P90151365-1

 

La consola central sigue mostrando bastantes botones, pero están ordenados y en la posición correcta, lo que permite que el conductor estire la mano y encuentre lo que busca. El mando giratorio que permite manejar todo el sistema de infoentretenimiento iDrive fue mejorado, incluyendo nuevos accesos directos a los menús más utilizados, lo que se agradece.

En términos de espacio, cuatro adultos van cómodos, gracias a que los asientos traseros están puestos un poco más abajo, generando más espacio para la cabeza, a pesar de la pronunciada caída del techo.

P90151295

 

A diferencia de otros coupés, la siempre ínfima luneta trasera ofrece en este caso una visibilidad correcta (no extraordinaria), y lo que no se ve por los espejos laterales se puede apreciar a través de la cámara de retroceso, de excelente resolución y con gran angulación, una imagen que se replica en la pantalla de 8,8’’.

Lo del maletero es otra cosa. Con una amplia boca para cargar, que además queda a muy buena altura, el X4 ofrece 500 litros de espacio. Excelente para un coupé.

Notable andar

El X4 se vende en cinco versiones, las que parten en $ 39.990.000 con el xDrive 20i, y terminan en $ 49.990.000 con el xDrive 30d. Nosotros probamos el segundo de la lista: el xDrive 20d, que cuesta $ 40.990.000.

Utiliza un bloque biturbo diésel de dos litros, con inyección Common Rail de alta presión, que alcanza una potencia de 190 Hp a 4.000 rpm, y un par de 400 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm, todo asociado a una transmisión automática de ocho velocidades y al sistema de tracción xDrive. Con este paquete y conduciendo en modo normal (el X4 cuenta con cuatro modos de conducción: EcoPro, Normal, Sport y Sport+) logramos un sorprendente consumo mixto de 14,4 km/l. Según el 3CV, este auto da 20 km/l en carretera.

Hay que partir diciendo que si bien el ruido de los diésel se ha mejorado, aún no se percibe igual que un bencinero, incluso en esta gama de modelos premium. Es cierto, es un ronroneo menor, pero no hay silencio en el interior cuando el motor está encendido.

P90151368

 

No podemos decir que esta sea la versión más deportiva de todos los modelos de BMW, pues más que un motor explosivo, tiene una entrega muy rápida de la potencia, más progresiva y elástica, donde el torque es el gran aliado, convirtiéndose en un agrado conducirlo, ya que siempre va controlado, pero con el empuje a la mano.

La transmisión es perfecta para este modelo. La introducción de las ocho velocidades permite que los pasos de marcha no se sientan y no exista nunca una gran caída en el tacómetro. Incluso, los rebajes de marcha son exactos. Un verdadero agrado.

No es un auto que se sienta pesado. Se siente muy aplomado, pese a que la calibración de la suspensión está pensada en un modelo X, que debe ser óptimo para el off-road. La tracción aporta la confianza para llevar el modelo al máximo. Y claro, entre más rápido uno doble, mejor responde.

En resumen, si el X3 no satisface las necesidades del usuario y el X6 se aleja del presupuesto, el X4 20d es claramente una gran alternativa.

Comentarios