*

Test: Kia Sorento EX 2.2 DSL 4×4 Full
Por Por Romina Cannoni B. 14/03/2015
Mejoras mecánicas, generosa habitabilidad y alta percepción de calidad en el renovado SUV coreano.

Probablemente nadie habría apostado años atrás a que el cuadriforme y poco agraciado modelo presentado en 2002 tendría una vida tan exitosa y sería tan importante en el portafolio de Kia. Y es que nada tiene que ver el Sorento de principios del milenio con lo que en la actualidad se puede ver en los showroom. Un modelo estiloso que se renovó por completo en esta tercera generación, incorporando el sello inconfundible de Peter Schreyer, quien es el gran artífice del cambio visual de todos los modelos Kia.

Así, de entrada, el nuevo Sorento se nota más global. Llama poderosamente la atención por su diseño exterior, mucho más refinado en algunos aspectos, pero en otros más americanizado, por ejemplo en el portentoso frontal, con esa boca ancha delineada con cromado.

CH9Q1364

 

El habitáculo es otro ítem a destacar. Gracias a que creció en casi todas sus medidas, adentro del nuevo Sorento hay más espacio en todos los sentidos, siendo mucho más confortable y cómodo que la antigua generación. Es cierto, la tercera corrida sigue siendo más para niños que adultos, pero son muy pocos los modelos que tienen capacidad para siete personas bien sentadas. Lo que no mejoró es el acceso al interior.

CH9Q3762

 

Todo lo que tiene que ver con el rediseño del tablero fue pensado para un público más exigente. Y claro, aparece una pantalla táctil con un sistema de infoentretenimiento desarrollada para los tiempos actuales, de fácil acceso y de manejo para todo nivel de usuario.

CH9Q3795

 

Buena es la elección de los materiales, con buen look y agradables texturas al tacto, aunque aún quedan algunos plásticos, sobre todo en la parte baja, que pueden mejorarse.

En términos de equipamiento, la versión testeada es la full equipo y trae de todo, desde seis airbags hasta doble sunroof, desde climatizador bizona hasta aviso de objeto en punto ciego. Sí, hay más tecnología.

CH9Q2210

 

Si de motor se trata, probamos el 2.2 diésel con 202 Hp, caja automática y tracción total. Y lo primero que llama la atención es que a pesar de ser petrolero, no tiene un gran cascabeleo y es silencioso. Sin un turbolag notorio, es capaz de empujar desde bien abajo hasta pasadas las 4.000 rpm, aunque su mejor registro lo obtiene en torno a las 2.500 vueltas. Es explosivo y muy agradable de conducir. Si a eso se suma una transmisión automática bien relacionada, nos encontramos con un vehículo que tiene un sorprendente comportamiento en ciudad, con gran agilidad y muy rápido para las recuperaciones.

En la prueba, los consumos fueron mejor de lo esperado: 12,8 km/l en ciclo combinado, aunque en ciudad sigue dando en torno a los 8 km/l.

CH9Q1991

 

La suspensión también fue trabajada para hacer su conducción más refinada. El normalmente duro Sorento da paso a un modelo con énfasis en el confort, y que además se mueve bien en todos los terrenos. En carretera su prioridad es la aislación de la cabina, aunque con las llantas de 18’’ de esta versión, a veces se sufre con las irre gularidades del piso.

Otra cosa que sorprende es la buena respuesta de sus frenos, a pesar de sus casi dos toneladas de peso. Y sin tanto cabeceo de carrocería. En cuanto a la dirección, cuenta con el sistema Flex Steer, que permite seleccionar su dureza en tres niveles, algo poco útil en un modelo como éste.

En resumen, tenemos un SUV con historia, con grandes mejoras en todos los ámbitos y con más tecnología disponible, lo que obviamente se refleja en el aumento de sus precios. Si antes era sumamente competitivo, ahora está a la par de marcas más aspiracionales. La batalla será dura.

A favor: la agilidad de su motor diésel, el gran espacio interior y su mayor calidad.

En contra: el mayor precio y falta de equipamiento en versiones de entrada.

CH9Q2158

Comentarios