*

El cojín alzador de Volvo cumple 25 años
13/05/2015 1456 vistas
Sistema de protección infantil que permite disminuir lesiones se estrenó en un Volvo 960

Volvo es una de las marcas más reconocidas en el tema de la seguridad. Pero esa distinción no fue producto del azar, de hecho, una serie de innovaciones que apuntaban a proteger a los ocupantes se vieron por primera vez en algún modelo de la firma sueca. Uno de estos casos es el del cojín alzador para niños, el cual celebra nada menos que 25 años.

En 1978, la compañía escandinava creó el primer cojín, pero debieron pasar 12 hasta que en un Volvo 960 este equipamiento se integró al asiento.

volvo_960_int

 

El primer modelo consistía en un apoyabrazos central rediseñado para elevar la posición del asiento del niño a fin de que el cinturón de seguridad de tres puntas, que estaba en la parte central, fuera lo más efectivo posible. Con esto, se prescindió de sistemas de retención infantil para niños mayores y también se incrementó la comodidad de los más pequeños.

El beneficio del diseño integrado también significaba que el cojín estuviese siempre disponible, por lo que se reduce al mínimo el potencial de no utilizarlo. Hoy son pocos fabricantes de automóviles los que ofrecen este tipo de cojines alzadores integrados para niños.

“La introducción del primer cojín alzador integrado para mejorar la seguridad infantil en 1990 fue un enorme paso en pos de la seguridad de los más pequeños. Uno de los beneficios clave del cojín alzador integrado es que es desarrollado como parte del asiento, de manera que el cinturón de seguridad está en mayor contacto directo con el cuerpo del niño, lo que descarta la posibilidad de que el cinturón quede más ‘holgado’, lo que se podría asociar a cojines o asientos alzadores accesorios o a asientos infantiles”, indicó Lotta Jakobsson, especialista técnica superior del Centro de Seguridad de Volvo Cars.

Otro avance que se vio con este elemento asomó en 2007, cuando se estrenó el cojín alzador integrado de dos etapas, el cual permite seleccionar entre dos ajustes para así establecer la posición más segura y cómoda para niños de distintas alturas.

“El gran atributo del cojín alzador integrado de dos etapas radica en que siempre está disponible y no impide que un adulto normal pueda usar los asientos. En efecto, significa que el asiento trasero es adecuado para todos los niños, salvo los más pequeños quienes siempre deben ubicarse en un asiento especial orientado en sentido contrario a la marcha hasta los cuatro años. Esta mayor seguridad y flexibilidad convierte al cojín alzador integrado en una perfecta solución. Desafortunadamente hoy en día no muchos fabricantes de automóviles ofrecen este tipo de soluciones. En Volvo Cars creemos que los fabricantes de automóviles deberían asumir la responsabilidad de crear sistemas de seguridad infantil como parte del proceso de fabricación de vehículos para garantizar el mejor performance. Los niños son nuestro futuro, y de verdad sentimos profundamente de que se les debe dar lo mejor en lo que respecta a la seguridad”, concluyó Lotta Jakobsson.