*

El nuevo paso en seguridad de los camiones Volvo
27/07/2015
La Dirección Dinámica de los modelos suecos reducen el esfuerzo físico de los conductores.

La enorme relevancia del transporte de carga y la profesionalización que luce en los últimos años incluye una serie de claves, desde la rentabilización de las empresas a la seguridad que entregan sobre la ruta. En este punto, un aspecto relevante es la comodidad que tienen los conductores, lo que deriva no sólo en un mayor confort, sino también es mayor protección, ya que le permite a los choferes realizar su trabajo con más concentración.

Sobre este punto, Volvo lleva trabajando un tiempo. Un estudio de la marca sueca realizado a 160 conductores de Europa, señaló que más de la mitad tenía problemas de espalda, hombros y cuello. El informe, efectuado en 2011 y 2012, la mayoría de los participantes eran conductores masculinos que realizaban transportes de largo recorrido.

En paralelo al estudio de Volvo, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo precisó que el 54 % de las mujeres y el 37 % de los hombres que trabajan en el sector del transporte en Europa, tienen problemas musculares y esqueléticos. Este tipo de problemas se concentran a menudo en la espalda, los hombros y el cuello de los conductores.

Peter Bark, que realiza estudios sobre temas de seguridad y salud en el Instituto de Investigación sobre el Transporte, una institución de investigación sobre el transporte y la logística, explica por qué.

“Tensar los músculos de los brazos y el cuello, junto con los movimientos repetitivos, ejerce una tensión grande sobre determinados grupos de músculos. Agarrar con fuerza el volante al conducir provoca una tensión aún mayor, diría yo. Los músculos de mayor tamaño como el bíceps no son tan sensibles, pero al tensar el antebrazo y algunos músculos que conectan con las manos y los dedos, existe el riesgo de desarrollar una sensación de fatiga. Tensar los hombros también provoca fatiga que se puede extender después a la parte de atrás del cuello”.

El Desarrollo de Volvo

Para mitigar los efectos que produce el manejar largas distancias, Volvo Trucks desarrolló una nueva Dirección Dinámica (Volvo Dynamic Steering) que reduce los movimientos del volante causados por las irregularidades de la carretera. Así, se consigue una conducción más sencilla y cómoda, y se reduce el efecto en los músculos y las articulaciones a largo plazo.

T2015_0321 (2)

En términos numéricos, manejar a bajas velocidades en carreteras normales con el sistema VDS reduce el esfuerzo necesario para girar el volante en un 75 %, mientras en carreteras en mal estado se disminuye casi totalmente las vibraciones. Si a este sistema se le suma la caja de cambios automática I-Shift, el resultado es que la presión sobre el conductor se reduce aún más.

“Si eliminamos todo lo que puede pasarle al conductor fuera del camión, el movimiento repetitivo provocado por las irregularidades de la carretera y por la conducción y el cambio de marchas, llamado ‘vibración de todo el cuerpo’, es la principal causa de las lesiones ocupacionales. No hay ninguna carretera que tenga una superficie totalmente lisa, así que es inevitable que el cuerpo vibre con el movimiento. Esto da lugar a lo que en ergonomía se denomina ‘lesiones por esfuerzo repetitivo’ (RSI por sus siglas en inglés). Se trata del desgaste del músculo, igual que el codo de tenista, por ejemplo”, señala Jonas Nordquist, responsable del departamento de características y rentabilidad de productos en Volvo Trucks.

Pero, ¿Cómo funciona el Volvo Dynamic Steering? Es un sistema de dirección mecánica convencional el eje de dirección se conecta con un mecanismo de dirección y una unidad servohidráulica genera la fuerza que ayuda al conductor a girar las ruedas del camión en la carretera.

En el sistema de Volvo se añade un motor eléctrico controlado electrónicamente que se acopla al eje de dirección. Este propulsor funciona conjuntamente con la dirección asistida hidráulica y se regula miles de veces por segundo mediante la unidad de control electrónico.

A velocidades bajas, el motor eléctrico aporta una potencia adicional y a velocidades más altas, regula automáticamente la dirección y compensa las irregularidades que se transmiten hasta el volante y que son causadas, por ejemplo, por las ráfagas de viento lateral o los baches en la superficie de la carretera.

Comentarios