*

Test drive: Opel Corsa Color HB3
Por Carolina Rojas A. 28/08/2015
Con nuevo estilo, mejor dinámica y un renovado concepto, el Corsa se reinventa de la mejor manera.

Aunque ha sido algo accidentada la historia del Corsa en Chile, esta ha estado plagada de éxitos, y es que a pesar de que cambió de origen, insignia y objetivos, este hatchback ostenta uno de los nombres de mayor relevancia en la industria mundial. Hoy, el Opel Corsa se ha posicionado como un referente de innovación y tradición, y ahora estas características resaltan por sobre otras, siendo los principales pilares de esta quinta generación.

Muchos dicen que el nombre fue, prácticamente, lo único que no se alteró de este modelo, y en cierto sentido tienen razón, ya que partiendo por la plataforma, todo cambia para mejor. Estamos ante un auto que si bien mantiene casi inalteradas sus medidas, sí hace un mejor uso de las proporciones exteriores, resultando ser un vehículo de líneas deportivas y atractivas, independiente si es la versión de tres o cinco puertas.

Opel Corsa

 

Por fuera todo es de nueva factura, desde las formas de los faros, hasta las nervaduras del capó, las tomas de aire frontales y la nueva posición del logo de la marca. La inspiración del conceptual Monza, presentado en el Salón de Frankfurt de 2013, se aprecia en cada forma, y vaya que se nota, pues basta parar en un semáforo en rojo para que los curiosos se asomen a analizar las diversas mejoras del Corsa.

Nuestra unidad de prueba correspondió a una Color de tres puertas, ligeramente más angosta y baja que la de cinco puertas, detalle que se aprecia en la pronunciada caída desde el pilar B y en el espacio más angosto para los hombros, lo que lo habilita para sólo cuatro ocupantes. Más allá de eso, el habitáculo es todo un mundo nuevo en cuanto a diseño y materialidad. La sensación de calidad mejoró en todos los rincones, combinando un estilo limpio con plásticos firmes y suaves, otros de textura más blanda e inserciones brillantes en piano black y colores de acuerdo a la carrocería.

Opel Corsa

 

En general, todo es bastante minimalista, en parte gracias a que muchos de los comandos que antes plagaban la consola hoy están incluidos en la pantalla táctil de siete pulgadas, con sistema IntelliLink, que permite conectar el teléfono y acceder a diversas aplicaciones, fotos y música vía streaming gracias al bluetooth, el cual es muy fácil de enlazar.

 

 

Entre los relojes del cuadro de instrumentos hay una segunda pantalla más pequeña que nos entrega información más específica del auto, como el consumo, tiempo de viaje e incluso la autonomía, todo gracias a los mandos en el volante, que además permiten manejar de forma muy sencilla las otras características del sistema de infoentretenimiento.

Más allá de la imagen y la tecnología, lo mejor de este auto sucede al ponerse tras el volante. Gracias a su motor 1.4 litros turbo contamos con 100 caballos de fuerza para disfrutar a discreción. Lo mejor es que en las salidas desde detenido hay bastante fuerza, obra de los 200 Nm de par máximo disponibles entre 1.850 y 3.500 revoluciones. Así, los adelantamientos y subidas de estacionamientos se hacen muy sencillos, incluso llevando pasajeros, haciendo muy agradable la circulación en ciudad.

Opel Corsa

 

En carretera, en tanto, sorprende la insonorización y la seguridad con la que circula. A 120 km/h hay muy poco ruido, y la dirección, de estilo ligeramente deportivo, ayuda mucho a transmitir las órdenes del conductor hacia las ruedas. En general es fácil encontrar la marcha justa en la caja manual de seis velocidades, y es que ya sea en ciudad o en carretera, hay muy buenas recuperaciones, mientras que la suspensión Sport de nuestra unidad, junto con el centro de gravedad más bajo, salen a relucir en las curvas más cerradas, elevando los niveles de adrenalina.

Competidor directo de modelos como el Mazda2, Peugeot 208 y el Renault Clio, viene con equipamiento de sobra, donde además del sistema IntelliLink, destacan sus cuatro airbags, control de tracción y estabilidad, frenos ABS con EBD, climatizador, selector de modos de dirección, computador a bordo, control crucero, pedalera deportiva de aluminio, llantas de aleación de 17″, luces bixenón y diurnas LED, sensor de estacionamiento, spoiler trasero y kit OPC Line, en el caso de nuestra unidad Color HB3.

A favor: motor pujante y reactivo, transmisión y suspensión bien ajustadas, alta tecnología.

En contra: plazas traseras algo angostas y de acceso difícil, luneta trasera pequeña.

Comentarios