Renault Captur: sin lugar para la timidez – mtOnline
Renault Captur: sin lugar para la timidez
Por Mauricio Monroy S. 31/10/2015
El crossover se ha convertido en un verdadero éxito de ventas para la firma francesa en Chile. Su innovador diseño, sumado a una eficiente motorización diésel, hace al Captur el modelo favorito entre los jóvenes.

El segmento de los crossover compactos se transformó en los últimos años en uno de los más interesantes y de mayor crecimiento en todos los mercados. Enfocado en personas jóvenes, no sólo es atractivo porque es la forma que tiene la marca de captar a un público nuevo y más joven, sino también porque es uno de los nichos en que los fabricantes más se atreven a innovar, justamente porque ese público objetivo no le teme a mostrarse en vehículos de líneas más “jugadas”.

Cristian Naretto

El Renault Captur es uno de sus últimos exponentes. Destaca a nivel estético por la nueva parrilla “alada” de la marca y porque prima en su figura una imagen musculosa, con hombros imponentes y nervaduras que hacen resaltar ese look diferenciador, aspecto que, sumado al techo de otro color de la carrocería, le aseguran capturar una buena cantidad de miradas en la calle.

El interior es una extensión de lo que buscan los jóvenes. Full conectividad con los dispositivos actuales, luce en la consola central una enorme pantalla táctil, desde donde se controlan el climatizador y el sistema de infoentretenimiento. Pero si de aspectos llamativos hablamos, no podemos obviar la particular guantera “Easy Life”, una especie de cajonera que se abre deslizándola hacia el copiloto y que es bastante más grande que una guantera tradicional, con una capacidad de 11 litros.

Cristian Naretto

» Solidez en velocidad
Pese a la imagen robusta y a los 170 mm de altura del suelo, el Captur es un crossover de alma urbana, así es que no se aconseja hacer locuras en caminos complejos, donde la tracción delantera no lo acompañará.

El hábitat de este crossover es la ciudad. De hecho, está construido sobre un chasis derivado del Clio, una base que le permite moverse con soltura sobre el asfalto, amparado en un eficiente motor diésel de 1.5 litros que desarrolla 90 Hp y que, según la marca, logra rendir sobre 27 km/l de promedio (seguramente con el modo Eco), aunque en nuestra prueba el consumo estuvo sobre los 16 km/l, una cifra bastante positiva.

Cristian Naretto

En el papel, los 90 caballos de fuerza pueden parecer escasos, sin embargo, al tener un peso que apenas supera los 1.200 kg, sumado a un generoso torque de 220 Nm, se desenvuelve con soltura, incluso evitando balanceos de cabina, que son propios de este tipo de vehículos.

Es más, lo que a priori puede generar dudas, como lo es la incorporación de una caja manual de cinco marchas, a medida que se avanza en el desplazamiento deja de ser preocupación, aunque de todas maneras no faltará el más exigente que pida una marcha más, sobre todo de desahogo.

Es que el buen trabajo entre motor y caja es uno de los aspectos que destacan en el modelo francés. Si bien las primeras marchas son algo largas y no se encuentra una aceleración muy vigorosa desde cero, el contar con el máximo torque desde apenas las 1.750 vueltas permite que rápidamente se consiga un andar sólido, aspecto que va entregando seguridad al volante, donde además la dirección, a pesar de la asistencia eléctrica, va entregando el necesario tacto de lo que sucede con las ruedas.

Otro aspecto positivo es la estabilidad. A pesar de la silueta de este tipo de vehículos, que debido a la altura suelen generar algunos movimientos sorpresivos, lo cierto es que va más firme de lo imaginado, especialmente a altas velocidades. Obviamente no es un deportivo, pero la suspensión (Mac-Pherson adelante y de eje flexible atrás) entrega suficiente comodidad, además dispone de una correctísima insonorización y un buen confort de marcha, sufriendo, eso sí, un poco los ocupantes de los asientos traseros cuando se cruza algún bache sin la previsión necesaria.

Cristian Naretto
En resumen, un actor que exhibe fortalezas importantes para atacar un segmento cada vez más exigente y que se transforma en interesante alternativa para quienes se atreven con un modelo no apto para tímidos.

Comentarios