Citroën C4 Cactus: innegablemente vanguardista – mtOnline
Citroën C4 Cactus: innegablemente vanguardista
Por Lorena Gallardo Gil. 19/12/2015
Puede gustar o no, pero lo cierto es que la última propuesta de la marca de los chevrones tiene detalles únicos, diferenciadores y atrevidos, que no dejan indiferentes a los transeúntes ni a los pasajeros. A lo que se suma un buen confort de marcha y un excelente consumo de combustible.

Una vez más, Citroën marca la pauta en la industria. El nuevo C4 Cactus es, sin duda, un producto innovador, tecnológico, original…Absolutamente fuera de lo común. Su sola presencia llama fuertemente la atención donde sea.

A grandes rasgos, si bien su puesta en escena es sencilla, limpia y clara, hay un elemento en el Cactus que cobra gran protagonismo y despierta la curiosidad de quienes lo ven pasar. Se trata de los Airbumps, pequeñas cápsulas plásticas llenas de aire, que tienen la función de proteger la carrocería y la pintura de pequeños impactos laterales, pero que también le dan un toque de personalización al auto, algo muy apreciado por los consumidores de crossover urbanos.

¿Tecnológico? A bordo hay dos pantallas digitales que presiden el tablero. Una, instalada detrás del volante y que reemplaza el cuadro de instrumentos, con la información estrictamente necesaria (no hay tacómetro, por ejemplo) y, otra, en la parte superior de la consola central, táctil, de siete pulgadas y diseño minimalista. Permite controlar una gran variedad de funciones (climatizador, navegación, bluetooth, sonido y ayudas a la conducción) de manera bastante amigable.

Gracias a ellas, apenas hay botones, lo que simplifica el diseño interior y libera espacio. A ello se suma el hecho de que no existe una palanca de cambios, la transmisión se gestiona pulsando tres botones dispuestos en la parte baja de la consola.

El volante es pequeño y achatado, pero manejable y práctico, gracias a los botones multifunción instalados en los radios centrales.
En cuanto a la habitabilidad, el C4 Cactus es bastante confortable y espacioso, con unos asientos delanteros tipo banqueta, anchos, cómodos y de buen mullido. A lo que se suma una guantera integrada en la parte superior del tablero, lo que da aún más holgura al copiloto.

Atrás, tres personas viajan cómodas, pues toda la base de asientos es prácticamente plana en el Cactus.

Hay detalles que no terminan de convencer, eso sí, como el hecho de no disponer de ventanas traseras que se puedan abrir por completo. En su lugar, sólo hay un sistema de pestañas que permiten una mínima apertura, una rendija de un par de dedos para dejar entrar un poco de aire.

Si bien con la climatización no se hace estrictamente necesario tener que abrirlas, al menos resulta rara la solución adoptada.

A pesar de esto, la visibilidad interior es extraordinaria, con un enorme techo panorámico, que cuenta con una protección térmica (índice 4), lo que permite prescindir de la cortinilla. Sólo hay que tener precaución de tocarlo en días muy soleados, porque tiende a calentarse bastante.

 

Un cactus de ciudad
Testeamos el Citroën C4 Cactus con motor diésel 1.6 litro y 92 caballos. En términos generales, resulta cómodo manejarlo, con un confort de marcha que ofrece una suspensión blanda.

En carretera, se asienta bien y transmite confianza, dando la impresión de ser un auto más grande.

Si bien no invita a conducirlo rápido, por su suavidad general (suspensión, pedales y dirección), si responde satisfactoriamente.

Ahora bien, uno de los puntos de discordia es su transmisión pilotada de seis velocidades, incómoda de principio. Y es que cuando se necesita actuar con rapidez, por ejemplo en un adelantamiento, no responde con la velocidad que se desea.

Lo que ocurre con esta caja es que el acoplamiento del embrague es algo brusco, por lo que el auto pasa de estar parado a moverse más de lo deseado, provocando el típico cabeceo.

Una buena solución para disponer de una mayor aceleración cuando se necesita es usar el cambio de marchas de forma manual desde las levas que hay detrás del volante.

¿A favor? Le juega su excelente consumo, que en ciclo mixto nos dio 18 km/l.

 

 
Motor: 1.6 e-HDi
Potencia: 92 Hp
Transmisión: pilotada 6 velocidades
Largo: 4.157 mm
Maletero: 348 litros
Precio versión: $ 15.690.000

A favor: su diseño innovador exterior e interior, gran confortabilidad y alta tecnología a bordo.

En contra: su caja semiautomática que le resta rapidez y soltura en ciertas maniobras.

Galería

Comentarios