*

Los vehículos autónomos están cada vez más cerca de alcanzar las calles
19/12/2015
Eliminar definitivamente el error humano es lo que la mayoría de los fabricantes de automóviles busca en estos momentos. Ya sea que los vehículos se manejen completamente solos o tengamos la opción de tomar el volante, lo único claro es que la conducción asistida será un hecho innegable dentro de pocos años más.

Hace algunos días, la FIA sorprendía al mundo al unirse a Kinetik y anunciar que la próxima temporada de la Fórmula E (2016-17) no sólo tendrá vehículos eléctricos de última tecnología, sino que, por primera vez en la historia, se incluirán fechas donde prescindirá de los conductores. Básicamente, serán carreras robotizadas guiadas sólo por la inteligencia artificial.

La idea de esta iniciativa, llamada Roborace, es darle un empujón definitivo al desarrollo de tecnologías de conducción autónoma, mostrando sus beneficios alrededor del mundo en las diferentes fechas a través de 10 equipos que contarán con autos mecánicamente iguales, pero cuyos algoritmos y softwares harán toda la diferencia.

Esto en el mundo de las carreras, ya que en lo que a vehículos más terrenales respecta, ya son muchos los avances que se han hecho en esta materia.

Basta con dar una mirada a los radicales prototipos que se han presentado en los últimos autoshows globales, para saber que la tendencia es quitar totalmente las manos del volante.

Si los primeros en tener esta visión fueron los ingenieros de Volvo con sus desarrollos semiautónomos en sistemas como el City Safety, con el control crucero adaptativo y el sistema de frenado automático de emergencia, hoy la idea es ir un paso más allá y lograr que los autos decidan y se mezclen con el tráfico común y corriente con sólo apretar un botón.

Nissan, con su prototipo IDS, ya ha adelantado algunas de las tecnologías que podrían usarse, dando énfasis al aprovechamiento del tiempo y dejando al conductor la decisión sobre si manejar o no. Según la firma japonesa, sus investigaciones deberían llegar a las calles en forma de vehículos de producción para 2020, justo para los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Secundaria 2

 

España, como nación, también se ha pronunciado al respecto, permitiendo la circulación de vehículos autónomos de prueba en sus carreteras, aunque todas las unidades deberán contar, por obligación, con un conductor que vigile la tecnología y que pueda tomar el control en cualquier momento, haciéndose responsable de los contratiempos que puedan presentarse.

Menos masivo, pero igual de útil es lo que está haciendo Ford, que después de 10 años de desarrollo, iniciará las pruebas de sus vehículos sin conductor en la ciudad simulada MCity, de la Universidad de Michigan, con el fin de lograr que sus autónomos lleguen a las calles en cinco años más.

Con 13 hectáreas de terreno, esta ciudad virtual está completamente vacía, aunque sus calles, semáforos y señalética funcionan a la perfección, ayudando a los vehículos a “aprender” las reglas del tránsito y sus aplicaciones, dependiendo de las convenciones sociales.

 

Fusion Hybrid Research Vehicle at Mcity

 

Otro que está dando grandes pasos es Kia, que anunció una inversión de más de US$ 2.000 millones, para tener sus unidades de producción en las calles para 2030.

El plan de la firma coreana es comenzar a integrar sus Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción de manera gradual en los modelos de calle, para tener una conducción parcialmente autónoma en 2020.

Elementos como el manejo asistido en autopista, asistente de tráfico, estacionamiento remoto, aviso de cambio de carril, detector de vehículos en ángulo muerto, freno automático de emergencia y control de crucero inteligente serán las primeras tecnologías que pavimentarán el camino a los autos sin conductor.

 

 

Secundaria 3

Comentarios