Moto Test BMW F 800 R: La evolución de una gran especie – mtOnline
Moto Test BMW F 800 R: La evolución de una gran especie
Por Alexis Cares R. 13/12/2015
Estética impecable, llamativa, esbelta, con nuevo carenado lateral, llantas y un faro delantero plenos de personalidad. Sus mejoras redondean un producto que roza lo soberbio.

La afamada roadster media de BMW hace gala sobre el asfalto de un buen pedazo de carácter, que es un rasgo que ha sabido caminar junto al modelo y que hoy se acrecienta en esta importante reactualización con más caballos, mejoras en sus prestaciones, nuevo trabajo de ergonomía y un sinfín de sutilezas que estos germanos van impregnando en sus apreciados productos.

De hecho, su motor bicilíndrico refrigerado por agua sigue intacto en su cilindrada de 798 cc, pero experimenta un incremento que la hace entregar 90 caballos de potencia, por sobre los 87 de antaño, aunque siempre en un régimen de ocho mil giros en el tacómetro.

P90167185_highRes_bmw-f-800-r-11-2014

Sobre la transmisión mecánica de seis engranes, un alcance clave para quienes conocimos el modelo anterior: hubo una denodada “cirugía” en las marchas iniciales que buscó, por cierto, darle a la moto una aceleración con algo más de “punch” y que, me imagino, saca partido de las bondades del propulsor. Tenemos, por tanto, una máquina que sale mejor y que, por otro, reduce los consumos de combustible. El torque, en tanto, no experimentó grandes metamorfosis y, por lo que veo en la hoja técnica y sentí en cuatro días de uso, se conservó inalterado. En todo caso, la capacidad de respuesta que tenemos en esta F 800 R es notable.

La señora y el perrito

Genera sensaciones placenteras desde las primeras cuadras, ya que su bajo peso la hace muy maniobrable, es sencilla de llevar y, por momentos, tal como me comentó un piloto profesional de Chile, parece que fueras manejando una 200, una 150. Y así nomás es, porque al final de la jornada la sensación que toma la forma de denominador común es una: las cosas ocurren de un modo muy amigable y fácil en los traslados.

P90167245_highRes_bmw-f-800-r-11-2014

Lo anterior no ocurre mágicamente, sino que se debe a las variaciones que la BMW experimenta en su parte ciclo y que pasó por cambios en el chasis, que incidieron también en la ergonomía del conjunto. Mejora, porque nos topamos con una menor altura del asiento y eso a alguien de 1,72 metro lo pone muy contento. Las estriberas, que son novedad, no me parecen un gran cambio, pero hay que consignarlo. Sí me gustó mucho el nuevo manillar, y que va en el sentido de remarcar el alma de la moto: se suma a la sencillez de uso del conjunto.

Anotemos, así, que el trabajo de suspensión delantera cuenta ahora con una horquilla invertida y no son esas las únicas noticias del tren delantero, ya que, además, equipa y estrena unas pinzas radiales para el doble disco delantero.

Un comentario sobre los frenos, y que tratándose de la marca involucrada no constituye sorpresa alguna: excelentes, transmiten una confianza que a uno lo respalda mucho (lo digo por un par de frenadas de semiemergencia, como el cruce de un perro y una señora atenta a su teléfono más que a las condiciones del tráfico). Esta nueva era de la BMW F 800 R incorpora el sistema ABS de serie y propone opcionales como el ASC (sistema automático de estabilidad) o el electrónico de suspensión ESA.

Comentarios