Test Suzuki Ciaz: para vivir la ciudad sin preocupaciones – mtOnline
Test Suzuki Ciaz: para vivir la ciudad sin preocupaciones
18/03/2016
Amplio espacio interior, eficiente motor y buen equipamiento destacan en el sedán de la firma nipona.

Si bien los últimos meses no han sido los más animados para los distintos segmentos de sedanes, no se puede negar que estos siguen siendo la primera alternativa para quienes buscan un auto familiar.

Precisamente, esta es la gran ventaja del Suzuki Ciaz, modelo estrenado hacia finales del año pasado y cuyo foco está puesto en la ciudad, en las familias y, sobre todo, en la economía.

Y es la racionalidad la que lleva la batuta cuando se trata de analizar a este modelo.

Primero por su diseño, esbelto y sencillo. No hay propuestas de líneas radicales ni grandes innovaciones en cuanto a las formas, pero de todas maneras el conjunto es agradable a la vista, se ve bien en la calle y destaca entre sus pares por sus grandes superficies acristaladas y luminoso habitáculo.

123456788

Este último punto cobra gran relevancia cuando se relaciona con las medidas, ya que de los 4.490 mm de largo total del Ciaz, 2.650 corresponden a la distancia entre ejes, lo que deriva en un interior suficientemente amplio como para que cinco personas viajen con comodidad, incluso en tramos más largos fuera de la ciudad. Especialmente agradecidas estarán las personas más altas, que además cuentan con suficiente amplitud para los hombros y la cabeza.

Incuestionable es el diseño del habitáculo. En la consola todo se orienta al conductor, y si bien no hay un gran sistema de infoentretenimiento, sí contamos con entrada sin llave y botón de partida, además de conectividad bluetooth y volante multifunción, lo que ayuda mucho a la hora de evitar las distracciones.

Lanzamiento Suzuki Ciaz Prensa-058

También en el habitáculo se encuentra uno de los puntos más bajos de este modelo: la combinación de materialidad y terminaciones.

Y es que Suzuki nos ha acostumbrado a esperar mucho de sus modelos, sorprendiéndonos de buena forma con la elección de materiales, algo que en este modelo no se logra a cabalidad, con algunos plásticos muy livianos.

El mismo tema de la materialidad deriva en un habitáculo donde están bastante presentes los ruidos de rodadura, sobre todo cuando sobrepasamos los 100 km/h.

Motor citadino

Al igual que todas las variantes disponibles en el país, nuestra unidad de prueba del Ciaz venía equipada con un eficiente motor de 1.4 litros (que rindió casi 13 km/l en ciudad), asociado a una transmisión automática de cuatro marchas.

Si bien puede parecer poco, es más que suficiente cuando se piensa en sus 1.030 kilos de peso. Los 94 caballos de fuerza que eroga este bloque le otorgan a este auto un andar bastante dinámico para su tamaño, lo que también se da porque gran parte de los 130 Nm de par máximo se encuentran por debajo de las 4.000 vueltas. Por lo mismo, no es necesario pisar el acelerador con tanta decisión para encontrar una respuesta inmediata.

Pensado para ser un sedán familiar, sorprende el aplomo que tiene cuando se lleva en línea recta, presentando algo de inclinación al ir más rápido en curvas pronunciadas. Sí se extraña un poco más de tacto en la dirección, donde la asistencia eléctrica a veces se siente algo invasiva.

Sumando y restando, el Ciaz tiene atributos de sobra para tener éxito en el segmento.

Comentarios