*

Edgardo Rodríguez: “Me faltó abrir un concesionario en USA”
Por Romina Cannoni Berd 10/04/2016
El destacado ejecutivo de la industria da un paso al costado y luego de más de tres décadas deja el grupo Indumotora, lugar donde desarrolló la marca Subaru en Chile y en la región, además de implementar nuevas áreas. Hoy va por otros rumbos, sin antes dar su opinión del mercado nacional, el que conoce como la palma de su mano.

La salida de Edgardo Rodríguez de Empresas Indumotora fue planificada, pero inesperada para muchos en el rubro automotor nacional. “Hace 36 años comencé mi carrera en el grupo, participando en diferentes proyectos, en especial con Subaru, la cual hoy está en un nivel que quizás nadie imaginó al comienzo, cuando tímidamente tomamos la representación”, explica el ejecutivo, quien sigue ligado a la industria nacional, ahora formando parte del directorio de la Asociación Nacional Automotriz, precisamente, como representante de Indumotora.

Y es que para nadie es un misterio que el gran éxito de la firma japonesa en el mercado nacional, y en varios otros de la región, se debe al posicionamiento que le dio Rodríguez a Subaru, mostrándola como una marca premium y muy aspiracional, cuando esos conceptos aún no se manejaban del todo en nuestro país.

Usted fue el principal reponsable de lo que es Subaru en la región, ¿siente que le faltó algo por hacer?

La verdad es que fui muy afortundado en estas casi cuatro décadas de haber trabajado en tantos proyectos dentro de Indumotora. Estoy feliz de haber sido un aporte, tanto en Chile como en el extranjero. ¿Si me faltó algo? Creo que estaría completamente satisfecho si hubiese abierto dos países más y hubiese tenido un concesionario en Estados Unidos.

¿Por qué allá?

Básicamente, porque ahí es donde las papas queman, es una industria brutalmente desarrollada, donde se venden 17 millones de unidades, donde todos los procesos de la compra y venta de un auto están ultra desarrollados. Era mi sueño más íntimo tener un local en California, un lugar donde Subaru podría desarrollar mucho potencial.

Justamente por el trabajo de casi 40 años que realizó Rodríguez es que maneja los conceptos de la industria nacional y también regional, con una mirada auspiciosa, mucho más alentadora de la que tienen otros actores del mercado.

En la vereda de enfrente, ¿cómo ve el futuro de la industria nacional?

Es una industria sana y muy desarrollada. Es una industria interesante, pues aquí coexisten la mayoría de los orígenes, lo que hace que sea una de nuestras características más marcadas y lo que nos hace extremadamente competitivos. A veces, en el extranjero no entienden nuestros precios y procesos, porque hay que vivir acá para darse cuenta de que este es, quizás, el país más completo y competitivo del mundo. Y eso es lo que nos hace ser tan atractivos.

Pero en ventas no hemos estado tan sanos…

A pesar de que llevamos dos años complejos, no tengo dudas de que cuando volvamos al crecimiento país de entre un 3% y 4% volveremos más rápido de lo que creen a cifras de ventas de 350 mil unidades o más. Hay que tener paciencia, pues esta industria es cíclica, pero tiene todavía mucho potencial.

¿Cuáles son los cambios que vislumbra para el futuro en el mercado local?

Las redes de concesionarios deberán ser cada vez más eficientes y deberán ser más profesionales.

¿Qué pasa con las tecnologías más amigables con el medioambiente? ¿Tienen cabida en Chile?

Los híbridos pueden ser, sobre todo porque son las que reinan en el mundo. Sobre todo las híbridas enchufables, que han resultado ser una buena solución. Sin embargo, faltan políticas de Estado potentes y comprometidas con la causa.

 

Comentarios