*

[Deportes en 360º] Freestyle blanco: el formato libre para gozar la montaña
Por Isabella Perciavalle de la Torre 15/05/2016
La nieve se acerca y los llamados riders lo saben. Deportistas que tienen la misma pasión por deslizarse, pero con un toque de adrenalina innata, que los llama al lado más extremo, ese del freestyle.

La práctica del esquí y el snowboard ha evolucionado en los últimos años. En un comienzo, el esquí alpino reinaba en los diversos centros de esquí, luego fue el snowbord y, no hace mucho, la resurrección del randonee y cualquier derivado del fuera de pista. Pero ahora el panorama es distinto, ya que los snowparks ganaron terreno, a tal punto de concretar una atractiva disciplina: el freestyle, una revolución de lo común que agrega acrobacias, trucos y obstáculos.

Dentro del freestyle encontramos disciplinas como el slopestyle, half pipe y el big air, entre otras, las cuales se pueden realizar tanto sobre esquís como en tablas, y que hoy llaman la atención de una nueva generación. Incluso, ya tiene su propio campeonato en los Winter X-Games, la competencia de deportes extremos por excelencia, y ya hay algunas variantes que se han ido incluyendo en los Juegos Olímpicos de Invierno.

El freestyle a nivel profesional en nuestro país se ha ido armando de a poco y uno de los pioneros fue José Antonio Labbé, quien ya en retirada con apenas 26 años, da cuenta del progreso que ha existido desde los inicios, cuando había sólo un puñado de jóvenes dedicados que no tenían claro cómo podían progresar y, sobre todo, dónde encontrar el apoyo para surgir. “Ahora uno ve a las nuevas generaciones iniciándose en este deporte con un panorama más armado y sólido que hace 10 años”, cuenta.

 

El slopestyle como principal coordenada

Cajones, saltos y barandas. Quienes practican el slopestyle se deslizan por rondas individuales por una pista de obstáculos de todo tipo, mientras reciben la puntuación de los jueces, dependiendo de la ejecución de los trucos. Deporte olímpico desde Sochi 2014, es la variante favorita de Javier Spiegel (23). Desde Lagunillas, Cajón del Maipo, donde entrena y es instructor de esquí, llegó a competir este año en el Nacional Usasa de Estados Unidos cuando trabajaba en Vermont.

Javier Spiegel

Obtuvo el lugar 21 de 76 competidores. Un sueño que logró pese a las dificultades que ha tenido para entrenar en Chile, como subir a la nieve en micro o diversos problemas económicos que le han imposibilitado tener un pase de temporada. “Cuando estaba compitiendo decía: esto era lo que tanto esperaba, vívelo, disfrútalo, ya que es un sueño y hay que vivirlo”, recuerda. Para el futuro, pretende ser el mejor chileno en slopestyle y revivir el park de Lagunillas, el lugar donde partió su exitoso camino sobre los esquís.

Javier Spiegel

Dominique Ohaco (20) también es una de las grandes promesas del slopestyle. Esquía desde los dos años y medio, pero a los 13 años se inició en el deporte competitivo. Dentro de sus mayores logros se encuentra el primer lugar, tanto en el Aspen Open 2015 en Estados Unidos y en la EuroCup Seiser Alm 2016 en Italia. La esquiadora destaca un aumento de deportistas interesados en el freestyle, pero reconoce que el desarrollo ha tenido limitantes: “Las intalaciones van mejorando, pero muchas veces dependen de la cantidad de nieve en la temporada y si el centro de esquí le da importancia al park o no”.

DominiqueOhaco

El centro de esquí El Colorado, en la Región Metropolitana, es el que más ha avanzado en términos de infraestructura, sobre todo para esta disciplina. Entre sus instalaciones está el Sunset Park y el Valle Olímpico Park (VOP). El VOP está catalogado por los expertos como el snowpark más importante a nivel sudamericano y en él se realiza el influyente campeonato “Rey del Park”. Valle Nevado también cuenta con un snowpark con tres sectores de dificultad y acogen el Columbia Snow Challenge.

Otra de las modalidades que está creciendo es el big air, que son saltos con estilo propio a más de 15 metros desde una rampa iluminada. Es una modalidad relativamente nueva, que en 2003 se incorporó al campeonato mundial de freestyle y recién será considerada olímpica en 2018. Chile no se ha quedado atrás y el año pasado realizó una fecha de la FIS Continental Cup de Big Air en El Colorado, y este año el centro capitalino se repetirá el plato, algo que no sucedía hace décadas.

P-20160226-00052_News

Por último, está el half pipe. Tal como dice su nombre, se trata de un medio tubo en donde los deportistas se deslizan de un costado a otro, realizando maniobras, casi todos provenientes del mundo de skateboard. Considerada una de las modalidades más complejas del freestyle, es olímpica desde Nágano, en 1998, pero nuestro país no tiene muchos adeptos, principalmente por falta de infraestructura adecuada para practicarlo.

P-20120311-00062_News

Con este panorama, Chile, como un país de montañas, tiene todo el potencial para desarrollar esta faceta deportiva. Un incentivo natural que todavía no se aprovecha para popularizar el freestyle como se debe.

 

Comentarios