TEST DRIVE: Porsche Cayman GT4, la fantasía de las emociones – mtOnline
TEST DRIVE: Porsche Cayman GT4, la fantasía de las emociones
Por Mauricio Monroy 13/05/2016
Manejamos el exclusivo Porsche Cayman GT4 en el circuito de Leydaring. Un par de metros bastaron para comprobar que es el sueño dorado para cualquier fanático de los autos, cautivando desde el sonido del motor y el afilado diseño, a la impresionante puesta en pista. Un verdadero placer para los sentidos.

Desde su aparición en el Salón de Ginebra 2015 que los elogios no se detienen. El Porsche Cayman GT4 entró en escena y remeció a los puristas de la alta performance que no ceden en su defensa de los motores atmosféricos y transmisiones manuales.

El primer GT en la familia de Cayman es eso. Pero también mucho, por lo que pudimos apreciar en una acotada prueba de manejo en el circuito de Leydaring. Este deportivo es emoción desbordante, adrenalina en estado de ebullición, una tentación.

por3

Todo se inicia en el diseño, que podríamos decir “se basa en un Cayman”. Es bueno tener ese dato, pues al apreciarlo más parece un hermanastro del 911, con tres grandes tomas de aire delanteras, un faldón lateral rediseñado, los respiraderos sobre las ruedas traseras que ayudan a refrigerar el motor, las dos salidas de escape como las que monta el 911 GT3 y un enorme alerón trasero fijo de fibra de carbono con dos barras de aluminio que permite conseguir el denominado “efecto suelo”, ese que evita que el auto salga disparado frente a un exceso de potencia.

Otro detalle estético que salta a la vista, pero que podría incomodar en el día a día es que el despeje del suelo es 30 mm menor respecto del modelo base. Esto permite un centro de gravedad más bajo y entregar más estabilidad, especialmente a velocidades altas, pero también puede incomodar en algunos puntos de la ciudad, como en entradas a estacionamientos o con los “lomos de toro”.

» Sin cadenas

Nada más entrar al habitáculo del Cayman GT4 y comienzan a aparecer las primeras sensaciones de vértigo. Sentado cerca del piso, sin perder capacidad de visibilidad, butacas envolventes y un volante de 360 mm, como el que utilizan los nueveonce, son el preámbulo de un rugido portentoso nada más se enciende el motor.

Ese propulsor bóxer es el más potente en la familia del Cayman. Se trata de un 3.8 litros (el base es un 3.4 litros) derivado del 911 Carrera S, que desarrolla 385 caballos de fuerza y que se encuentra ubicado en posición central. Equilibrio perfecto que se palpa con nitidez sobre el asfalto.

por1

Hasta que llega el momento más esperado. Un pedal de embrague que se debe pisar con fuerza y dosificar con suavidad para no pasar bochornos. Luego, salida limpia y soltura de cadenas para un vehículo que imploraba saltar a la pista.
A los pocos segundos nos percatamos de que a la caja manual de seis velocidades se le debe prestar mayor atención. Recorridos muy cortos y algunas complicaciones para hacer ingresar las marchas son un indicio de que no iremos en un suave paseo, como sucede con una caja PDK.

Las primeras curvas delatan su instinto. El tacto en la dirección nos permite ir sintiendo la relación de los neumáticos al pavimento, mientras la correctísima distribución de peso, facilitada por un sistema de tracción que jamás suelta sus garras del piso, aumenta segundo a segundo la creciente adicción por pisar con más fuerza el acelerador. Es tal su puesta a punto que un conductor sin mayores conocimientos es capaz de alucinar con su respuesta, mientras un piloto es capaz de girar a ritmos de carreras sin necesidad de nuevos ajustes, tal como lo comprobamos cuando estuvimos sentados junto a Felipe Schmauk, nuestro instructor en el circuito de San Antonio.

Como sucede con este tipo de vehículos, la velocidad punta es mera estadística, más considerando que el circuito no ofrece grandes rectas. Pero el enorme par (420 Nm) que se consigue desde las 4.250 vueltas es síntoma de su bravura y de lo que es capaz de hacer, al punto de que a más de alguno podría pasársele por la cabeza mirarlo de reojo mientras observa al todopoderoso 911.

 

A favor: el concepto de deportividad extrema llevado a un modelo de entrada a la marca Porsche.

En contra: la altura del piso es 30 mm más baja y eso complicará en algunas zonas de la ciudad.

Características:

» Motor: 3.8 litros

» Potencia: 385 Hp

» Torque: 420 Nm

» Transmisión: MT 6 vel.

» 0-100 km/h: 4,4 segundos

» Precio: US$ 121.900.

Comentarios