*

Alejandro Furas: “La seguridad en los autos de A. Latina se debe democratizar”
26/06/2016
El secretario general de Latin NCAP visitó Chile para presentar la campaña "Stop the Crash" y dio a conocer la preocupación por la ausencia de tecnologías de seguridad en todos los vehículos, las cuales tienen un bajo costo.

Una de las máximas preocupaciones de la industria automotriz mundial pasa por la reducción en el número de accidentes. Atendiendo a esa necesidad, Santiago sirvió de escenario para dar el vamos al lanzamiento en América Latina de la campaña “Stop The Crash”, que organiza Global NCAP, y que cuenta con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas.

El evento tuvo demostraciones de los efectos que tiene el control electrónico de estabilidad (ESC), el frenado autónomo de emergencia (AEB) y los frenos antibloqueo (ABS) para motocicletas. La ocasión sirvió también para conversar con Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, el organismo que se encarga de medir la seguridad de los vehículos que se comercializan en Latinoamérica. Y las palabras del uruguayo, de 39 años, desprenden un grado de preocupación.

¿Cuál es el estado actual de la seguridad en el parque automotriz regional?

En América Latina, en cuanto a reglamentación, estamos 20 años atrasados con Europa. Ecuador es el único país que adoptó el bloque de 10 normas que recomiendan la ONU y Global NCAP (ESC, protección ante el choque frontal y lateral, anclaje de cinturones de seguridad, Isofix), mientras Brasil y Argentina reglamentaron el impacto frontal y el ABS. Desde enero de 2014, en ambos países no se pueden vender autos nuevos que no tengan ABS, apoyacabezas y airbags delanteros. Uruguay adoptó la misma reglamentación un año y medio más tarde.

Chile, ¿en qué posición se encuentra?

Creemos que Chile tiene condiciones muy favorables en dirección a implementar las tecnologías de seguridad y mejorar las exigencias. Esperamos que el gobierno vaya en esa dirección, considerando lo rápido que se implementaron los airbags. Acá se anunció y en un plazo de dos años debían estar incorporados en todos los autos. En Uruguay eso demoró más. El accionar rápido fue algo muy favorable y ojalá con las otras tecnologías suceda algo similar.

latinncap 2

Pero ¿incorporar más tecnología no haría subir los precios de forma relevante?

Un módulo de airbags sale más o menos 50 dólares, dos airbags más el módulo de control son 200 dólares de costo para el fabricante. A eso se pueden sumar airbags laterales que tienen un costo de 15 o 20 dólares, y el sistema ABS, que son 200-300 dólares más. Con esas cifras surge la pregunta de cuánto vale la vida de una persona, de un chileno, y cuánto estamos dispuestos a proteger a nuestras familias.

Entonces, esa especie de terrorismo que se hace en la opinión pública, que los autos van a subir dos mil dólares, es absolutamente errado, y prueba de ello es lo que sucedió en Uruguay, un país que tiene muchas similitudes con Chile en lo que se refiere a que no existe industrialización propia. En Uruguay lo que terminó sucediendo es que los autos bajaron de precio, incluso con la incorporación de los airbags y el ABS.

¿Qué le llamó la atención del mercado chileno?

Cuando empezamos a trabajar con Chile, decíamos que nos sería muy difícil encontrar vehículos poco seguros, pero desde que estamos trabajando con nuestros socios nos llamó la atención que no existiera la misma exigencia en seguridad que se tiene con las emisiones y con el desarrollo social que tiene el país.

latinncap 3

¿Y el consumidor está consciente de esa diferencia de equipamiento?

Lo que sucede es que el consumidor tiene información y quiere comprar autos más seguros, pero en las concesionarias se da cuenta de que debe pagar 20 o 30% más por ese tipo de versiones. Entonces, vemos cierto tipo de abuso al diferenciar seguridad y con valores muy altos conociendo los reales costos. Entonces, el rol del gobierno debería ser más exigente.

La seguridad en los vehículos se tiene que democratizar, y si el gobierno obliga a que todos los fabricantes deban entregar ese tipo de seguridad en Chile, esa diferencia entre autos desequipados con otros que incorporan alta seguridad no va a existir, como tampoco va a existir un aumento generalizado de precios. La razón es clara: este es un mercado y hay competencia.

Comentarios