*

El tecnológico lavado de cara de la Chevrolet Captiva
Por Carolina Rojas Arenas 12/06/2016
Con casi 10 años en el mercado local, el exitoso SUV de la firma del corbatín se renueva para mantener las ventas. Nuevas versiones y un completo sistema de infoentretenimiento serán sus principales armas para seguir encantando en uno de los segmentos más competitivos del mercado.

La Chevrolet Captiva se ha convertido, por lejos, en uno de los modelos más relevantes de la marca a nivel local. Y es que desde su llegada al país en 2007, este modelo ya cuenta con más de 27.000 unidades vendidas en Chile, totalizando más de un millón en los más de 140 países donde está disponible.

Es que con un mercado de SUV que creció de un 14,3% a un 27,1% en sólo una década, es indispensable contar con caballos de batalla que representen todos los valores de la marca.

captiva4

“El nombre Captiva es súper importante para nosotros, y con esta renovación estamos conversando de alguna manera con esos clientes que ya tuvieron la generación anterior. En esta oportunidad destaca la nueva versión LS Automática, un producto que, de entrada, ya trae los tres principales atributos que busca el cliente de un SUV de ese segmento: tres corridas de asientos, pantalla táctil multifunción MyLink y transmisión automática. Es una propuesta de valor muy importante en el segmento y creemos que podremos colocar unas 150 unidades mensuales”, comentó Federico Wassermann, gerente de marketing de Chevrolet, durante el lanzamiento.

» Estilo y conectividad

En términos estilísticos se podría decir que este esel tercer facelift del modelo, aunque en esta edición podemos encontrar nuevas luces LED en los faros diurnos y traseros, todos con formas más afiladas, la misma robusta grilla frontal doble y marcadas líneas laterales.

En términos de tamaños, se mantienen las medidas de 4.677 mm de largo, 1.756 mm de alto y 1.868 mm de ancho, con 2.707 mm entre los ejes, dejando espacio para tres corridas de asientos y hasta siete pasajeros.

Bajo el capó mantendrá los ya conocidos motores bencinero 2.4 de 165 Hp y 230 Nm y el 2.2 diésel de 181 caballos de fuerza y hasta 400 Nm de torque máximo, ambos con opción de cajas manual o automática de seis velocidades y tracción delantera o AWD.

Varias de las opciones disponibles de la Captiva se mantienen, aunque Chevrolet aprovechó esta renovación para incorporar una variante LS bencinera automática y una diésel full LTZ con tracción total, haciendo crecer la oferta hasta las siete variantes: cuatro bencineras (precios desde $ 15.390.000) y tres diésel (a partir de $ 16.990.000).

Todas las opciones contarán con doble airbag frontal, frenos ABS con EBD y sensor de estacionamiento delantero y trasero, dejando como opcionales los airbags laterales y de cortina, la cámara de retroceso y los asistentes de descenso en pendientes, de estabilidad para remolque, hidráulico de frenado y de partida en pendiente, además de los controles de estabilidad y tracción.

captiva3

Uno de los cambios más interesantes en esta renovación es el rediseño del panel central, donde se incorpora una nueva radio con pantalla táctil de 7″ y el sistema MyLink de segunda generación, con compatibilidad para Android Auto y Apple Car Play. Ambos sistemas permiten utilizar las aplicaciones del smartphone a través de la pantalla del auto a través de una interfaz más intuitiva y fácil de usar.

“Esta conectividad de segunda generación ya estaba en la gama alta de Chevrolet (Silverado, Tahoe, Suburban), y con el tiempo estos cambios se irán replicando al resto de la gama. Más allá de Captiva, la conectividad es importante para Chevrolet, porque es importante para el cliente”, finalizó Wassermann.

Comentarios