¿Sabes cuál fue el primer auto con espejo retrovisor? – mtOnline
¿Sabes cuál fue el primer auto con espejo retrovisor?
08/06/2016
El equipamiento se utilizó por primera vez en las 500 Millas de Indianápolis, en Estados Unidos.

Hoy en día sería impensado subirse a un auto que no cuente con espejos retrovisores. Tareas básicas como estacionar o adelantar en una autopista podrían resultar difíciles e inseguras. En Chile, por ejemplo, el DS 26/200 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones lo establece como requisito indispensable para todo vehículo que entra al país. Más allá de la actual normativa, que es similar en todos los países, lo cierto es que los automóviles no siempre estuvieron equipados con estos elementos de seguridad: desde el motorwagen de Karl Benz hasta 1911 los conductores no sabían lo que ocurría detrás del vehículo (a menos que se dieran vuelta).

ray-harroun-indianapolis-06

En 1910 el piloto de carreras Ray Harroun aceptó el desafío de Howard C. Marmon para diseñar un bólido que compitiera en las míticas 500 Millas de Indianápolis. Hasta ese año los autos de carreras se fabricaban con dos asientos: uno para el conductor y otro para el mecánico. Este último tenía la misión de supervisar las revoluciones del motor y de mirar de lado a lado para avisarle al piloto de los movimientos de sus competidores. El problema fue que el Marmon Wasp era mucho más aerodinámico y estrecho que sus antecesores, por tanto no contaba con espacio para un navegante.

ray-harroun-indianapolis-08

Harroun ideó entonces un soporte para colocar un espejo y así contar con la panorámica completa de lo que sucedía alrededor de su auto. Gracias al invento, el Marmon es considerado el primer auto equipado con este dispositivo.

Las primeras 500 Millas de Indianápolis

El 30 de mayo de 1911 Ray Harroun largaba desde la posición 28 de un total de 40 autos. En el octavo giro, Harroun ya había ganado 11 puestos. La tarea era mantener los neumáticos y el motor para estar en posiciones de avanzada.

ray-harroun-indianapolis-01

El favorito para llevarse la prueba era Ralph Mulford, sin embargo debió parar varias veces para cambiar neumáticos. Así, tras 6 horas, 42 minutos y 8 segundos, y a un promedio de 119 km/h, Harroun completó las 200 vueltas al circuito. Así quedó demostrado que el espejo retrovisor era una gran idea que le permitía al piloto enfocar toda su concentración en lo que sucedía delante, sabiendo que lo que ocurría detrás.

ray-harroun-indianapolis-09

El Marmon hoy permanece en el Museo de la fama del Indianapolis Motor Speedway. Puedes ver un video con imágenes de esta mítica carrera a continuación.

Video



Comentarios