[TestDrive] Porsche 911: Sin lugar para la estrechez de mente
24/06/2016 627 vistas
El mítico modelo de Porsche en la fase II de su séptima generación dejó atrás el purismo de los motores atmosféricos y ahora deslumbra con bloques turbo. Renovación de corazón que le permite adecuarse a los nuevos tiempos sin trastocar su alma.

Decían que un todoterreno era indigno en un catálogo de Porsche, y el Cayenne demostró que no era necesario tener dos puertas para demostrar bravura sobre el pavimento. Luego dijeron que los motores atmosféricos son el genotipo más puro en el 911, pero el mítico deportivo alemán dejó atrás los radicalismos con bloques turbocargados. La rebeldía necesaria para sobresalir no permite estrechez de mente, y en Porsche lo saben desde que apareció su primer modelo: las leyes son para romperse.

porsche 5

Es lo que comprobamos en nuestra prueba a las versiones S y 4S del 911 Carrera en un recorrido ida y vuelta Santiago-La Serena. Poco más de 900 kilómetros para ratificar el salto evolutivo con la nueva configuración motriz.

Aunque a simple vista parecen idénticos, se aprecian diferencias entre las unidades más allá del tipo de tracción (el 4S envía la fuerza a las cuatro ruedas). Lo más llamativo es el diseño de las luces traseras, que en el caso del 4S poseen una franja lumínica que atraviesa a lo ancho, uniendo los grupos ópticos. Eso sí, la diferencia más sustancial está en las dimensiones, puesto que el tracción total es 44 mm más ancho y ligeramente más alto (ver ficha arriba), aspecto que también provoca una diferenciación en los hombros del 4S, que se ven un poco más robustos.

porsche 6

En el interior, la comodidad que reciben los ocupantes delanteros vuelve a ser un punto alto, sumado a la perfecta posición de manejo y la correcta visibilidad. Si antes algunos podían esgrimir cierto cansancio tras manejar cientos de kilómetros, ahora no es el caso.

Otro punto a destacar es que no sólo existe preocupación por la sensación de deportividad, sino también por las necesidades actuales en cuanto a la incorporación de tecnología y conectividad (llámese GPS, pantalla táctil y sistema Carplay), las que apoyan la convicción de que es un vehículo para uso diario. Sólo podemos mostrar alguna diferencia con la decisión de la marca de incorporar únicamente la interfaz de Apple, dejando a quienes cuentan con teléfonos Android solamente con la opción de conectarse por bluetooth.

» Para disfrutar

Nuestras dos versiones comparten el mismo motor bóxer de seis cilindros, con inyección directa y turbo, desde el cual desarrollan 420 Hp.

porsche 2

Pese a tal nivel de potencia, es simple de mover y no requiere de extrema sensibilidad al pedal, ni se comporta como una bestia que exija entrar pronto en movimiento, como sucede con otros deportivos. Eso sí, en esto ayuda (y bastante) la caja PDK de siete marchas, que va saltando de velocidades con gran sutileza y de forma imperceptible.

En el pavimento, las capacidades no las descubriremos ahora; sólo hacer mención a la siempre cautivadora puesta en pista, a la facilidad para desplazarse especialmente en curvas y la inagotable capacidad de aceleración sin ofrecer vacilaciones. Es que sólo basta enfrentar la ruta y comenzar a recibir el tacto de una dirección precisa y muy directa, sumado a una suspensión rígida, pero calibrada a tal punto que permite confort y desplazamientos largos sin que la espalda cobre su parte.

porsche 4

Como diferencia entre ambos, al arrancar a fondo desde cero, el Carrera S mueve ligeramente el tren trasero, mientras en el 4S la salida es recta. El tipo de tracción en el 4S le entrega también más firmeza al entrar en curvas, pues lo afirma con más bravura al piso. Otro detalle es que, al contar el 4S con eje direccional, el radio de giro es menor y se percibe en movimientos suaves.
En consecuencia, un modelo que carga con una historia de éxitos y que ahora se atreve a romper con añejos paradigmas para seguir siendo el referente indiscutido del segmento.