*

10 tips imprescindibles para que los niños no se mareen en el auto
25/08/2016
Sigue estos consejos para que no ocurra ninguna sorpresa durante tus viajes.

“¡Papá, cuánto falta!”, “¡Mamá me mareo!”, cuántas veces hemos escuchado estas frases de la boca de los niños durante un viaje en carretera o simplemente para recorrer de un trayecto a otro. Cuando el asiento trasero empieza a alegar por sentirse mal, lo primero que piensas es frenar el vehículo para que los asientos no terminen con una marca trágica en la tapicería.

Pero marearse no es algo solo de niños, a los adultos también les pasa y por eso hay que entenderlos. Los movimientos bruscos, las aceleradas y frenadas pueden producir náuseas, vómitos, debilidad y somnolencia, entre otros. Una sensación molesta que repercute más en los menores, ya que al tener menos altura no pueden fijar su mirada en un punto fijo.

http://i.blogs.es/632c43/650_1000_453197101/650_1200.jpg

Para que no ocurran estas situaciones puedes acudir a los siguientes consejos:

1. Una de las claves está en la comida, si se presenta un viaje largo es recomendable ingerir comida ligera, mientras que si el viaje es corto es mejor que los pequeños no coman hasta llegar al destino.

2. Evitar los movimientos bruscos de acelerar y frenar, tampoco tomar curvas a gran velocidad pues esto favorece a los mareos.

3. Hacer un descanso al menos cada dos horas para que los niños descansen, se oxigenen y estiren los pies.

http://img.blogs.es/circulaseguro/wp-content/uploads/2011/06/mareo.jpg

4. No dejes que lean en el auto, utilice aparatos electrónicos o esté pendiente del celular.

5. Viaja cuando la temperatura exterior no sea tan alta, además de aprovechar las horas de siesta o partir de noche para que el niño vaya durmiendo.

http://www.saludymedicinas.com.mx/assets/img/Mareos-Nauseas-Viajar-Ninos-Cinetosis.jpg

6. Siempre mantén ventilado el interior del auto y evita los olores fuertes, como los del humo del cigarro.

7. Si el niño tiene sed, es mejor que beba poca agua y a sorbos pequeños.

8. Distrae a los niños con juegos, canciones, cuentos o lo que se te ocurra.

9. La respiración es un factor muy importante, las inspiraciones profundas y rápidas pueden alivianar las náuseas.

10. Finalmente, si tu hijo sufre realmente de mareos y has intentado de todo, se precavido y lleva una bolsa de plástico y ropa de recambio ante cualquier tragedia biológica.

 

Fuente: El Motor.

 

Comentarios