*

Demandan a Ferrari por no venderle un auto a persona de 85 años
10/08/2016
A Preston Henn no lo consideraron apto para tener el próximo LaFerrari Aperta.

Tener cualquiera de los Cavallini que conforman la gama de los súper Ferrari no es una cosa simple. No se trata de desembolsar millones de dólares, pues se deben cumplir ciertos requisitos para optar por uno de los deportivos de producción limitada más exclusivos del mundo.

La política de venta de Ferrari es simple, son ellos los que te ofrecen comprarlo tras haber analizado cautelosamente tu solicitud de compra.

Por ejemplo, para comprar un LaFerrari, se tiene que tener un lazo bien estrecho con la fábrica de Maranello, es decir, haber comprado siete Ferrari en los últimos tres años, incluyendo alguna edición limitada. Estos requisitos varían según el mercado.

Con el anuncio del nuevo Ferrari LaFerrari Aperta, los coleccionistas y millonarios del mundo están expectantes para tener su propia unidad, sin embargo, como se mencionó, no todos pueden cumplir con su sueño y a Preston Henn (85), un antiguo piloto y dueño de Swap Shop (Fort Lauderdale, EEUU), le cortaron las alas de una.

Pero ¿qué hizo Henn? Ni se inmutó y demandó a la marca de los emblemáticos deportivos rojos.

El estadounidense tenía tanto interés en el primer LaFerrari descapotable que envió un cheque de un millón de dólares al mismísimo Sergio Marchionne, consejero delegado de Ferrari, devuelto inmediatamente.

A esto le suma una larga lista de Cavallini que ha tenido bajo su poder, siendo siete décadas de estrecha relación. Entre ellos una de las 30 unidades del Ferrari FXX de 800 Hp, un Ferrari F40, Ferrari F50, Ferrari Enzo y Ferrari 275 GTB Speciale.

http://www.trbimg.com/img-52a0af48/turbine/sfl-preston-henn-swap-shop

Según consignó el sitio Top Gear, la respuesta de Ferrari de catalogarlo como “no apto” para tener al nuevo modelo desató la demanda de Henn, quien indicó, tras enterarse por terceros de esta situación, que este rechazo es humillante y equivale a una difamación. Por su pare agregó que perjudica su reputación, manteniéndole en el ridículo, la falta de respeto y el descrédito en su profesión, negocios, ocupaciones, pasatiempos y entre sus amigos y asociados.

Por todo esto, Henn busca una compensación por daños superior a 75.000 dólares.

¿Qué pasará? Estaremos expectantes al desenlace, pero de igual manera Henn sigue sin su LaFerrari Aperta.

 

 

 

 

Comentarios