*

[MTMAG.] Art Cars: Más que simples máquinas
Por Carolina Rojas e Isabella Perciavalle 27/09/2016
Verdaderos lienzos con ruedas, algunos vehículos icónicos han transformado sus carrocerías a lo largo de los años con el único fin de convertirse en obras de arte. Las andanzas de los denominados Art Cars no sólo han tenido que ver con expresiones artísticas, puesto que hoy también juegan un importante papel como embajadores de beneficencia y representantes de la identidad cultural de sus creadores.

Relevancia, atrevimiento, originalidad o funcionalidad. ¿Qué es lo que realmente define a una obra de arte?
A través de los años, algunos vehículos emblemáticos han sido considerados dentro de esta categoría, como el Citroën DS o el Jaguar E-Type, ya sea por sus líneas radicales, por el atrevimiento de utilizar nuevas propuestas o simplemente porque, en su conjunto, son poseedores de una belleza nunca antes vista.

Pero claro, muchas veces subestimamos el arte en los objetos cotidianos, asumiendo que son, simplemente, cosas que están allí para servir un propósito funcional y nada más.

Es precisamente esa percepción la que han querido cambiar fabricantes y artistas alrededor del mundo con la creación de los Art Cars, cuya apariencia ha sido modificada como una muestra de expresión artística.

Si bien por las calles del mundo se pueden encontrar cientos de vehículos con carrocerías modificadas, aerografías o trabajos de pintura especial, es fácil darse cuenta por qué artistas de la talla de Andy Warhol o Roy Lichtenstein decidieron abanderarse con una marca en particular para desarrollar sus propias visiones de lo que debería ser un verdadero Art Car.

» Aventura europea

Todo comenzó en 1975, cuando el piloto de carreras y especialista en subastas francés Hervé Poulain le pidió a su amigo, el escultor estadounidense Alexander Calder, que decorase el BMW 3.0 CSL con el que competiría ese año en las 24 Horas de Le Mans, iniciando así la tradición de los BMW Art Cars.

bmw9

Después de ese momento, las colaboraciones se sucedieron una tras otra, contando con exponentes tan reconocidos como el minimalista estadounidense Frank Stella (1976); Roy Liechtenstein (1977), famoso por sus obras utilizando los Banday Dots (puntos de impresión para los cómics); el artista pop Andy Warhol (1979), de quien se dice tardó sólo 23 minutos en pintar un M1 usando brochas anchas y sus propios dedos para los detalles.

bmw andy warhol

Conforme pasaron los años, artistas de todo el mundo se interesaron en el proyecto, completando así 40 años de una colección que hoy suma 17 artefactos, algunos de los cuales se han presentado en importantes museos, tales como el Louvre en París y los Guggenheim de Nueva York y Bilbao, además de tener un lugar especial en el museo de BMW en Münich.

Varias otras marcas han decidido seguir el ejemplo de los alemanes, interviniendo algunos de sus más emblemáticos modelos en nombre del arte.

En esta categoría podemos encontrar un Bentley Continental GT, modelo que en su carrocería ahora exhibe lo mejor de los trazos del pop art gracias a Peter Blake, mismo artista responsable de la icónica portada del octavo disco de The Beatles, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club, que gracias a su inconfundible estilo ganó un Grammy a la Mejor Portada de Álbum en 1968, y que ha sido incansablemente analizada por sus simbolismos.

bentley2

Para el Bentley, el artista combinó brillantes colores con un gran corazón en el capó, mientras que al interior resalta su volante de cuatro colores, además de asientos tapizados en diferentes tonos, todos con el fin de subastar el modelo para la beneficencia. El modelo recaudó finalmente alrededor de $ 330.000 dólares durante el Festival de la Velocidad de Goodwood, en Inglaterra.

» Impronta sudamericana

En el ámbito nacional, Mercedes-Benz también se sumó a los Art Car junto a la artista visual de Puerto Varas Renate Neumann. En un proceso que tardó dos meses de trabajo, Neumann plasmó su esencia en el modelo GLA 200 de la firma alemana.

renate

Para la artista, el objetivo era claro, llevar el color a las carreteras. Tonos fuertes y llamativos, el estilo vanguardista toma formas curvas y delineadas que cubren por completo el verde original del modelo. Una apuesta que nada más se traduce en una pieza única sobre ruedas y que fue presentada este año durante el “ArtStgo 2016”, donde más de 120 artistas contemporáneos emergentes y consagrados expusieron su trabajo en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

renate2

Romero Britto ha sido uno de los artistas latinoamericanos de renombre mundial que también han consolidado el pop art de su estilo en marcas como Mini, en un Volvo V50 y un Audi RS4. En el caso de la firma sueca, fue en 2004 cuando el V50 se vistió con las formas cubistas y vibrantes de Britto.

8370_Volvo_V50_special_edition_Romero_Britto

Las marcas eligen a determinados artistas por lo que logran transmitir a través de sus obras, y en el caso de Volvo fue el sentido de espontaneidad y la colorida manera de ver la vida del pintor lo que motivaron este Art Car. Britto se caracteriza por tomar elementos cotidianos y reelaborarlos de la mano de una explosión de color. Es así como un paracaídas, una tabla de surf en el techo y bicicletas son los encargados de desarrollar el concepto de “celebración por la vida” que la marca buscaba comunicar.

8367_Volvo_V50_special_edition_Romero_Britto

Más que una simple exposición estética, el fin de este modelo era crear una pieza para una subasta en apoyo de Best Buddies, una organización sin fines de lucro dedicada a mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual. El monto recaudado fue de US$ 71.500.

Ya sea por el simple hecho de expresarse o por marcar una diferencia en el mundo del arte, estas piezas, sin duda, se merecen un lugar especial en la memoria colectiva de los amantes de las cuatro ruedas. MT

Comentarios