*

[Test Drive] Hyundai Grand i10 Sedán
Por Lorena Gallardo Gil. 09/09/2016
El Hyundai Grand i10 Sedán es una de las últimas apuestas del fabricante coreano para el mercado nacional, al cual llega sin grandes estridencias, pero cumpliendo con las consignas de toda berlina: espacio, confort y capacidad de carga. A ello suma un andar preferentemente citadino, que sorprende por su agilidad y soltura.

El Hyundai Grand i10 Sedán llegó hace un par de meses a abrirle las puertas al fabricante coreano en el segmento de sedanes compactos. Proveniente desde India, la versión tres cuerpos del citycar se presentó como una buena opción para familias jóvenes en busca de su primer auto, uno que les brindara confortabilidad, buen espacio interior y capacidad de carga.

Hechas las presentaciones y lanzada la oferta, era hora de probar.

Como en todo orden de cosas, lo primero que salta a la vista es su imagen. Y si bien políticamente no es lo más correcto partir criticando, hay que empezar reconociendo que Hyundai tiene modelos más atractivos en su gama de productos. Es decir, no es de esos autos que enamoran a primera vista, ni tampoco de los que obligan a darse vuelta como pasaría con un deportivo.

Y es que como buen sedán, es un auto con un diseño sobrio, práctico y equilibrado. Así es, proporcionado, pues a diferencia de otros modelos que derivan de un hatchback, el tercer cuerpo no se le ve “pegado” a la fuerza.
Más allá de la pinta, eso sí, en este segmento lo que se busca es un auto que esté a la altura del uso (intensivo) que se le va a dar. Y aquí el Hyundai Grand i10 Sedán se anota varios puntos. Primero, tiene una buena posición de manejo,  además de una excelente visibilidad, confortabilidad interior e insonorización del habitáculo.

Atrás viajan cómodamente dos adultos, con buen espacio para las piernas y distancia al techo, y tiene un maletero de buenos 407 litros de capacidad, uno de los más amplios de su segmento.

En cuanto a construcción y calidad, se trata de un auto bien hecho, con unos plásticos y terminaciones correctos, un volante multifunción agradable al tacto y una caja de cambios que transmite un buen feeling.

Podemos encontrar un buen nivel de conectividad a bordo, en el cual destaca  una pantalla táctil de 7″ con radio MP3 con lector de CD, puerto USB y bluetooth.

A ello se suma un equipamiento que en la versión testeada incluye doble airbag, cámara de retroceso, frenos con ABS, aire acondicionado, cierre centralizado, mandos de audio al volante, alzavidrios y espejos eléctricos, llantas y neblineros, entre otros. Nada mal para este segmento.

En cuanto al manejo, la nueva apuesta de Hyundai también resulta llamativa. Con el mismo motor del hatchback, un 1.2 litros de 86 caballos, el Grand i10 Sedán es ideal para trasladarse por la ciudad con soltura.

Su caja de cambios mecánica es precisa, de relaciones cortas, lo que posibilita un andar ágil por el tráfico citadino.

Su comportamiento, en general, es bastante dinámico, aunque claramente está pensado para moverse por las urbes, gracias a un buen esquema de suspensiones, buen despeje y a una dirección más bien directa.

Una vez en carretera, su altura lo vuelve más sensible a maniobras bruscas, por lo que hay que tener un poco más de cautela.

En cuanto a consumo, este pequeño sedán nos dio 14 km/l en ciclo mixto, aunque es posible que pueda entregar más, pues según la ficha de homologación rinde 17 km/l en ciclo combinado.

Sumando y restando, el Hyundai Grand i10 Sedán es una excelente alternativa para quienes se ofrece, demostrando que Hyundai está haciendo las cosas bien.

A favor: Buena habitabilidad y capacidad de carga, y una sensación de manejo ágil y eficaz.

En contra: Una carrocería de líneas recatadas e interior poco atractivo en cuanto a diseño.

Ficha técnica Hyundai Grand i10 Sedán

» Motor: 1.2 litros

» Potencia: 86 Hp

» Torque: 120 Nm

» Caja: MT 5 vel.

» Largo: 3.995 mm

» Maletero: 407 litros

» Precio versión: $ 8.390.000

Comentarios