Land Rover trae más lujo y deportividad para los amantes del off-road – mtOnline
Land Rover trae más lujo y deportividad para los amantes del off-road
Por Carolina Rojas Arenas. Fotos Land Rover. 30/10/2016
La firma inglesa sumó al país su motor diésel más potente hasta ahora, montado en una nueva variante del Range Rover Sport, que ya está listo para los concesionarios. Pero las novedades no terminan allí.

Aunque nos hemos habituado a verlos en las calles, los todoterrenos deportivos no siempre han estado allí. Bien lo sabe Land Rover, que en el Salón de Detroit de 2004 iniciaba su aventura en este segmento con el conceptual Range Rover Stormer, el que poco después daría paso al ya conocido Range Rover Sport.

Ya en su segunda generación, el dinámico y capaz modelo off-road estrena en nuestro país una nueva variante diésel, que llega a posicionarse como la tope de línea con este tipo de combustible.

La estrella es el bloque diésel V8 4.4 litros, el más potente de la marca, capaz de entregar 339 caballos de fuerza y hasta 740 Nm de torque máximo disponible entre las 1.750 y las 2.250 rpm, unido a una transmisión automática de ocho marchas con levas al volante.

Además de su propulsor, el Range Rover Sport 4.4 también destaca por su chasis de aluminio, con el que se logra hasta un 39% de reducción de peso, quedando en un total de 2.398 kilos, los que se mueven con suficiente soltura como para registrar una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos, alcanzando hasta 210 km/h de velocidad máxima. Todo esto, sin afectar  sobremanera el consumo de combustible, homologando un promedio de 13 km/l en carretera y 9,2 km/l en uso urbano.

La tracción total, en tanto, está gestionada por el sistema Terrain Response 2, que detecta el tipo de camino, seleccionando automáticamente la programación más adecuada y segura.

Esta nueva variante 4.4 diésel del Range Rover Sport se diferencia de las ya existentes por su configuración HSE Dynamic, con adicionales como techo panorámico, carrocería bicolor, portalón inteligente, entrada keyless, llantas exclusivas de 21″, cálipers de freno rojos, luces con High Beam Assist (para no encandilar a los conductores que vienen de frente), cámara de retroceso, GPS, pantalla táctil de 8″, asientos delanteros y traseros calefaccionados, tapicería en cuero Windsor y un potente sistema de audio premium con 19 parlantes, todo por US$ 140.900. Sólo 30 mil dólares por debajo de la variante bencinera con motor turbocargado V8 de 5.0 litros.

“Gran parte de quienes buscan este modelo prefieren un motor diésel, por eso creemos que es importante la llegada de esta nueva versión. Como marca esperamos entregar unas 16 unidades antes de que termine el año”, aseguró Rodrigo Espinoza, gerente de Jaguar Land Rover.

Pero esta no será la última sorpresa de la marca en 2016, ya que, antes de que se acabe este año se debería estar presentando la variante descapotable del Evoque, modelo que debería ayudar a la marca a cerrar el año con unas 500 unidades entregadas, equivalente a un 5% de market share en el segmento de lujo, y un 21% de participación entre los SUV y todoterrenos de gama alta.

Comentarios