*

[Test Drive] VW Scirocco: Divertido para todos los días
Por Lorena Gallardo Gil. Fotos Volkswagen. 25/11/2016
El coupé compacto de VW es un deportivo fácil y agradable de manejar por la ciudad, pero también potente, ágil y rápido para disfrutar de la carretera. Su confortabilidad no es la de un sedán, por supuesto, pero igual es grato usarlo a diario.

Con el regreso del Scirocco, también lo hicieron las siglas GTS, puestas en el coupé compacto alemán a principios de los 80, cuando Volkswagen lo quiso acercar al Golf GTI, dotándolo de sus rasgos deportivos, mecánica y tecnología.

Así nació una versión intermedia, que sin llegar a la potencia y prestaciones de la variante R, brindaba una performance respetable en el asfalto y equilibrada para ser utilizada en el día a día.

A Chile, el Volkswagen Scirocco llegó este año, montado sobre una plataforma que ya tiene ocho años de vida, pues el deportivo se lanzó en 2008 a nivel mundial, para luego actualizarse en 2014. Al país llegó muy desfasado, sí, pero pese a ello no se ve viejo, ni tampoco se siente así.
De hecho, sus líneas y formas lo hacen ver musculoso, atlético y poderoso, con una postura similar a la de un animal agazapado. El paquete R-Line, en el caso del GTS, también le aporta en su look, gracias a unos parachoques más agresivos, unas llantas de 18” distintas, extensiones en los bajos, difusor y spoiler trasero.

vw1

Adentro, la deportividad salta a la vista, con unos asientos tipo butaca tapizados en cuero y con franjas rojas, un volante de cuero con costuras a la vista, un pomo de la palanca tipo pelota de golf y unos pedales de acero inoxidable, entre otros.

Pero no sólo se ve, sino que también se siente deportivo. Las plazas delanteras sujetan bien el cuerpo, pudiendo ajustarse, además, en altura, lo que permite ir bien pegado al piso. El volante si bien no es tan pequeño, tiene un buen tacto, es agradable de maniobrar.

La posición de manejo, eso sí, se ve empañada por una mala visibilidad trasera, algo bastante común en este tipo de autos. Por lo mismo, debiese contar dentro de su equipamiento con una cámara de visión trasera y no sólo con sensores de retroceso.

Atrás dispone de dos plazas que acomodan bien a dos adultos de estatura media. Lo único es el acceso a ellas, pues, pese a que las puertas delanteras son amplias, resulta difícil meterse atrás y hay que contornearse un poco, como en todo coupé.

El maletero sigue la misma tónica. Es pequeño (292 litros), pero tampoco tanto para el segmento. El detalle es que tiene un acceso reducido, por lo que no es muy cómodo para cargar.

hh

Al encender el Scirocco GTS, su bloque 2.0 TSI turboalimentado ruge de inmediato, anticipando los 211 caballos de fuerza y 280 Nm de par (entre 1.700 y 5.200 vueltas). Asociado a una caja automática DSG de doble embrague y seis marchas, con pasos de cambios muy rápidos, lo que es un agrado, acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. No es de los más veloces del segmento, eso sí.

Más allá de esto, la respuesta del motor es exquisita, sobre todo en carretera, cuando se pisa fuerte el acelerador.
Se siente aplomado, seguro, rápido y preciso, a lo que ayuda su excelente estabilidad y una dirección directa.

Es fácil de llevar. En ciudad su aceleración es progresiva, es decir, es posible manejarlo como un auto cualquiera, sin que tire demasiado. Podría cansar un poco su suspensión rígida, pues se sienten más las irregularidades de caminos en mal estado.

En conclusión, el Volkswagen Scirocco GTS es un deportivo para el díaa día, muy divertido de manejar si es que así se quiere.

A favor: Manejo deportivo, diseño atlético y distintivo, y excelente nivel de construcción.

En contra: Poca capacidad de carga, ausencia de cámara de retroceso y mala visibilidad trasera.

Ficha técnica Volkswagen Scirocco GTS

» Motor: 2.0 TSI

» Potencia: 211 Hp

» Torque: 280 Nm

» Transmisión: DSG 6 vel.

» Largo: 4.256 mm

» Precio: $ 21.990.000

Comentarios