*

[Test Drive] Mercedes-Benz GLC Coupé: Objetivo claro y un golpe directo para su rival
Por Romina Cannoni B. Fotos: Mercedes-Benz. 17/12/2016
La marca alemana se puso al día en poco más de un año con su portafolio de productos y con este SUV busca llegar a un público dispuesto a sacrificar comodidad por estilo.

Básicamente el Mercedes-Benz GLC Coupé es un golpe directo al X4 de BMW. Así de corto y preciso. El nuevo modelo de la estrella busca pelearle mano a mano a uno de los SUV que más sensación ha causado, principalmente por su diseño. Y es que si bien puede decirse que este es el baby GLE Coupé -algo de razón hay- el GLC Coupé busca tener personalidad y vida propia, y vaya que lo cumple a cabalidad.

Efectivamente, este es un auto estiloso, con un diseño atractivo y que denota mayor deportividad que su hermano GLC. El frontal, con la parrilla diamantada y con una sola barra le otorgan esa actitud que lo hacen tan característico. De perfil, atractivo como pocos con esa pronunciada caída del pilar C, mientras que en la zaga destacan las defensas cromadas y dos grandes escapes de forma rectangular que le otorgan un sello.

glc

Adentro, se respira una atmósfera similar a la Clase C, con terminaciones y materiales a la altura de un Mercedes-Benz, con mezcla de aluminio, maderas y plásticos agradables al tacto y la vista.

En términos de comodidad, butacas con buen ajuste, buena posición de manejo, las plazas traseras son cómodas  para tres niños, aunque la plaza central es un poco más dura que las otras dos. Lo que sí es un poco incómodo es la altura del techo debido a la pronunciada caída del pilar C que le quita centímetros valiosos para ir más cómodos. Por ese mismo punto es que la luneta es más pequeña que en el GLC estándar, por lo que la visibilidad es deficiente, algo que se soluciona con los grandes espejos laterales exteriores y la cámara de retroceso.

El tamaño del maletero está acorde a las dimensiones de este segmento (500 litros de carga), en el que entran unas tres maletas medianas, suficientes para poder salir de paseo.

glc 2

Obviamente, el nivel de equipamiento de este modelo es altísimo, donde destacan el climatizador dual, el sistema de estacionamiento semi-autónomo Parktronic, la apertura y cierre eléctrico del portalón, el control crucero y el sistema de audio con pantalla táctil, entre otros. La lista de opcionales es igual o más grande.

» Sorprendente andar

La versión testeada fue el GLC Coupé 200d, con un motor turbodiésel de 170 Hp y exquisito par máximo de 400 Nm entre las 1.400-2.800 rpm, asociado a una transmisión automática de nueve velocidades con tracción 4matic.

El motor es brioso y bastante silencioso para ser petrolero, aunque algunos puristas sigan sintiendo que aún no llega a los niveles de bencineros. La verdad es que en el interior es poco el ruido que se siente, lo que habla bien del trabajo de insonorización.

En marcha, el 220d reacciona muy rápido a las exigencias, subiendo rápidamente las vueltas en el tacómetro. La caja de nueve marchas es una maravilla, de pasos rápidos y suaves, con engranajes perfectos hacia arriba o en enganche.
Equipado con una suspensión deportiva, el GLE Coupé se mueve a sus anchas, y demuestra que no sólo ofrece buena pinta, sino que su dinámica conductiva es asombrosa, como pocas veces vista en un SUV.

El GLE Coupé 220d es una compra que entra por la vista, pero que también puede ser racional para quienes no tienen problema en tranzar la comodidad por el estilo y la deportividad.

A favor: Diseño atractivo, motor explosivo, andar ágil, suspensión, transmisión rápida y consumo.

En contra: Precio, espacio en las plazas traseras, los ángulos de entrada (20,8°), salida (18,6°).

Ficha técnica Mercedes-Benz GLE Coupé 220d

» Motor: 2.1 turbodiésel

» Potencia: 270 Hp

» Torque: 400 Nm

» Transmisión: AT 9 vel.

» Tracción: 4Matic

» Consumo medio: 16 km/l

» Precio: US$ 53.900

Comentarios