*

Los japoneses son el nuevo foco de ataque de Donald Trump
06/01/2017
El electo presidente norteamericano ahora amenazó con fuertes impuestos a Toyota.

A Donald Trump hay que tomarlo en serio. En su campaña para ocupar el sillón presidencial de Estados Unidos, el magnate prometió subir los los impuestos a las empresas que comercialicen sus productos en su país, pero que los fabriquen en México, siendo la industria automotriz su principal objeto de críticas.

Hace algunas semanas conocimos a través de su cuenta Twitter las amenazas que realizó a General Motors y a Ford, motivando a esta última compañía a cancelar una inversión millonaria en su planta de fabricación en México.

Ahora, es el turno de Toyota Motor Corp, a la que advirtió que se enfrenta a un “gran arancel fronterizo” si exporta a Estados Unidos desde México.

“Toyota Motor dice que construirá una nueva planta en Baja, México, para producir autos Corolla para los Estados Unidos. ¡DE NINGUNA MANERA! Construya la planta en Estados Unidos o pague un gran arancel aduanero”.

Esa fue la advertencia a Toyota, si la compañía sigue con sus pretensiones de construir en noviembre una nueva planta Guanajuato, México, donde debería  producir 200.000 unidades al año del modelo Corolla, el segundo con ventas en Estados Unidos.

Sin embargo, no es la única compañía que puede verse perjudicada con el aumento del arancel.  Nissan estableció su primera planta en México hace 50 años y ahora fabrica más de 800.000 autos al año, donde la mitad de su producción es exportada a Estados Unidos. La  cifra es  mucho mayor comparada con su pares japoneses como Toyota, Mazda, y Honda.

En conjunto, las automotrices japonesas produjeron  1,4 millones de vehículos en México en  en marzo 2016, casi un 40% del total de México, y planean elevar el total a 1,9 millones de unidades en 2019, según la Organización de Comercio Exterior de Japón. Aunque lo anterior es sólo una fracción de los 4 millones de vehículos que fabricaron en 2015 en Estados Unidos.

Para hacer efectivo la amenaza, Trump debe renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte donde participa Estados Unidos, Canadá y México. El empresario y ahora presidente, prometió imponer un arancel de un 35% a los automóviles que se importen desde el sur de la frontera, lo que impactaría fuertemente en los resultados operativos de las compañía japonesas.

Este viernes, el ministro de comercio de Japón,  Hiroshige Seko declaró respecto a la amenaza de Trump que “la industria automotriz japonesa tiene 1,5 millones de trabajadores en Estados Unidos y es una contribución importante para la economía  estadounidense”. Agregó además que “es importante que las empresas lo digan y el gobierno también tiene que  recordarlo si es necesario”.

Por otra parte, el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, no dudó en defender  a Toyota diciendo que “siempre se esforzó por comportarse como una empresa responsable en Estados Unidos”. Con respecto a la figura de Donald Trump aseguró que el presidente electo “es un  hombre de negocios que ha trabajado en el extranjero y debería saberlo”.

Toyota se definió comov”parte del tejido social estadounidense hace 60 años”. Recordó, además, las cifras de comercialización en Estados Unidos con 25 millones de vehículos producidos en el país en los últimos 30 años, 10 fabricas y 136.000 trabajadores.

Fuente: Reuters.

Comentarios