Experiencia Volvo: cuando la tracción no tiene límites – mtOnline
Experiencia Volvo: cuando la tracción no tiene límites
Por Isabella Perciavalle 10/02/2017
Probamos el nuevo V90 Cross Country, el XC90 T8 Híbrido y el V40 Cross Cuntry en el lago Andsjon, Suecia. El sistema AWD no escatimó en demostrar de qué estaba hecho, cambiando una ruta convencional por una fría capa de hielo.

Medio metro de nieve sobre el lago Andsjon en Suecia, -14 grados Celsius de temperatura y un grupo de Volvo V90 Cross Country, XC 90 y V40 listo para medirse en condiciones extremas. Era un circuito cerrado y trabajado por cuatro meses y medio para la ocasión, lo que aseguraba, según el experto, que el hielo estaba lo suficientemente firme y grueso para conducir de forma segura. La variante Cross Country y el sistema AWD cumplían 20 años, y el objetivo era simple, poner a prueba esta tecnología todo terreno, literalmente.

 

Nuestra experiencia comenzó con el V90 Cross Country AWD D5 2017, que llegará en marzo a nuestro país. Las primeras vueltas fueron bajo el modo de conducción confort, para posteriormente pasar al modo dynamic que sensibilizaba el movimiento. Dentro de las indicaciones que nos dieron, debíamos mantener una distancia de 50 metros con el auto que venía delante y no salirse de la ruta demarcada, ahí partimos.

Fueron unos 15 minutos, donde nos dejamos llevar por sus 235 Hp de potencia, 480 Nm de torque, y motor 2.0 L de cuatro cilindros en línea, twin turbo diésel. Con caja automática de ocho velocidades, el ritmo fue constante a 45 km/h, ideal para tomar las curvas y sentir el sistema de tracción. El All Wheel Drive nos dejaba desplazarnos casi como si estuviéramos en una carretera convencional, se sentía con poder sobre el hielo, todo hasta que el piso resbaloso hacía lo suyo y nos hacía jugar con el derrape de la cola del auto.

La analogía que usó uno de los expertos para una experiencia más placentera era que sintiéramos que estábamos bailando, doblando en las curvas de tal manera que la parte trasera resbalara horizontalmente hasta reponerse en su ángulo, suavemente, con el cambio de dirección.

volvo nieve 2

Hicimos también el mismo circuito con el XC90 T8 Híbrido AWD. De color azul eléctrico, el SUV de lujo era el que más resaltaba en la pista de hielo y se diferenciaba a lo lejos por el contraste ante el desolado blanco nórdico.

La energía del movimiento viene dada por un bloque cuatro cilindros Drive-E de 2.9 litros a gasolina, que se alterna con un motor eléctrico. El SUV termina con una potencia de 320 Hp y 400 Nm de par motor.

Partimos probando el modo Pure, configuración 100% eléctrica, que entrega una autonomía de hasta 40km usando solo electricidad. Más tarde, accionamos el modo AWD, que ofrece tracción a las cuatro ruedas constante. La ventaja de poder seleccionar AWD manualmente es que el controlador puede usarla cuando sea necesario o mantenerlo apagado y elegir ahorrar energía para más tarde. Por esto, el instructor nos dijo que aceleráramos con ganas, para que el AWD se accionara.

Más tarde, nos accionaron el modo esc sport, y ahí notamos la seguridad de Volvo, cuando el cinturón de seguridad nos tiraba para mantenernos en el asiento.

Aquí puedes ver parte cómo el XC90 T8 abre su camino en la nieve.

 

Por último, V40 Cross Country AWD T5 fue el que dio la sorpresa. La variante del compacto premium de cinco puertas hatchback , tuvo un gran desempeño, pues gracias a su tamaño y motor Drive­E de 2.0 litros turbo, nos entregó mayor control en el circuito. El V40 Cross Country AWD se presenta con motores T4 y T5, ambos de gasolina y con 190 y 245 Hp, respectivamente.

Al hablar de los neumáticos utilizados en esta prueba sobre hielo en todos los modelos, Roger Wallgren, ingeniero principal de dinámica de vehículos, explica: “Tienen un tipo de neumático de invierno nórdico, el cual es perfecto para tener un agarre más firme en nieve y hielo. Es un poco diferente a los neumáticos de invierno que puedes ver en Italia o en Alemania, porque ahí el clima es más seco”.

volvo neumáticos

El sistema AWD cumplió dos décadas, una tecnología que sigue avanzando y que se complementa con los nuevos desafíos de Volvo. Las fichas de estarán puestas en la electrificación, con un modelo eléctrico para 2019, y la conducción autónoma, con el desarrollo de sistemas que detecten peatones y ciclistas.

Comentarios