*

El bisnieto del tipo que no pudo cruzar la Antártida hace 100 años vuelve a terminar el viaje
27/04/2017
El bisnieto de Ernest Shackelton logró la hazaña sobre un Hyundai Santa Fe.

Para comenzar esta nota, tenemos que volver a 1913 cuando un pequeño anuncio apareció en un periódico londinense. Ernest Shackelton reclutaba hombres para emprender un viaje que retrataba como “largo, peligroso y mal pagado”, una travesía a nada menos que la Antártida. Fueron 26 hombres los inscritos, sin embargo el viaje no terminó como esperaban.

Hace cien años, Ernest Shackleton se vio obligado a renunciar a su sueño de convertirse en el primer hombre en la historia en cruzar el Polo Sur y regresar para contarlo. Después de dos años a la deriva, todos los miembros de la Expedición Endurance volvieron sanos y salvos a casa. Desde entonces, se ha reconocido a Shackleton como un gran líder que consiguió “vencer al fracaso”.

Pero este sueño que llevaba 100 años esperando pudo concluirse. El bisnieto de Shackelton, Patrick Bergel, volvió a hacer la hazaña, esta vez, sobre un Hyundai Santa Fe. Fueron casi 5.800 km recorridos en condiciones extremas y adquiriendo el título a la primera persona en conducir un auto de pasajeros a través de la Antártida.

«Al fin se cumplió un sueño de hace 100 años, trascendiendo los límites del tiempo y del espacio. Un viaje de ida y vuelta de 5.800 km, un itinerario de 30 días, 1 año de preparación y 100 años de espera».

De tal palo, tal astilla, el cruce de la Antártida tardó 30 días, atravesando el continente desde Union Camp hasta McMurdo. Fue el mismo viaje que realizó su antepasado, con temperaturas de -30°C

Como un homenaje a la primera expedición, esta vez con GPS, te dejamos las fotos de esta helada travesía.

 

Galería

Comentarios