*

“Scania ofrece lo que nadie más puede hacer”
Por Lorena Gallardo Gil. » Fotos: Luis Sevilla. 29/04/2017
El presidente de operaciones comerciales para América, Mats Gunnarsson, nos comentó los objetivos y desafíos de la marca.

Sólo un mes después de asumir su cuarto cargo en Scania, Mats Gunnarsson visitó nuestro país, oficiando así su primer evento en la región. Acción con la que abre un nuevo capítulo en su fructífera carrera dentro de la multinacional sueca, la cual inició en 1992 y que hoy continúa como nuevo presidente de operaciones comerciales para América, a cargo de Estados Unidos, México, Venezuela, Colombia, Brasil, Perú, Argentina y Chile.

Conversamos en exclusiva con este ingeniero mecánico sueco, con Maestría en Economía de la Universidad de Estocolmo, que, además de su idioma natal, habla inglés, francés, portugués y español, y quien tiene sus objetivos muy claros desde el principio: “Liderar la región es un gran desafío. Aquí se encuentra el mayor mercado del mundo para Scania (Brasil), también el más grande en el segmento de autobuses (México) y uno de los más prometedores a nivel global (Colombia). En todos buscamos aumentar la rentabilidad de nuestros clientes, mejorar la red de servicios y posicionarnos como líderes en soluciones de transporte sustentable”.

El último punto es, precisamente, lo que lo convoca en Chile, donde presentó la primera flota interconectada y sustentable para el transporte urbano en el país.

Mats Gunnarsson

Un Transantiago más limpio y tecnológico. En particular, ¿qué ofrecen?

Scania ofrece lo que nadie más puede hacer: una flota conectada y sustentable. Por un lado, un sistema de gestión de flotas, que permitirá saber la ubicación exacta de los buses en línea, la calidad de manejo del conductor y el consumo de combustible, entre otros. Y por otra parte, motores con tecnología Euro 6, lo que permitirá reducir en un 92% las emisiones de gases contaminantes, un 12% más comparado con la flota operativa actual, bajo la Euro 3.

En la práctica, hoy se traduce en…

En una fase de pruebas de seis meses con tres operadores del Transantiago, donde se recopilará la mayor cantidad de información y datos duros posibles, con el fin de enseñarle al operador el tremendo potencial del sistema, que permitirá reducir el costo operativo en hasta un 8%.

Dejando de lado los buses, ¿cómo enfrentan el mercado de camiones este año?

Con mucha confianza. Principalmente, porque Chile es uno de los mercados de mejor evolución, política y económicamente muy estable, y donde hoy las marcas europeas, en general, tienen una gran oportunidad de crecer, gracias a su elevado nivel tecnológico, lo que repercute finalmente en un menor costo operativo para los clientes.

¿Apuestan a liderar en ventas?

Queremos mantener nuestra participación de mercado en torno al 12%, con unas 1.000 unidades vendidas. Nuestro foco no está puesto en vender más, sino en cuidar el parque existente, porque cuando uno tiene un parque estable, lo que hace en crecer en servicio, en la satisfacción al cliente, buscando a largo plazo que la renovación de la flota se quede en la marca.

Pero ¿qué le falta a Scania para alcanzar la punta?

Siempre estamos compitiendo con Mercedes-Benz, los líderes del mercado. Ahora bien, en el segmento de pesos pesados, con potencias mayores a los 300 Hp, Scania encabeza el listado de ventas, liderando de esta forma en donde somos especialistas, en mecánica pesada.
Respecto a qué le falta a la marca…, camiones livianos, una gama de entre 200 y 150 Hp, donde Mercedes-Benz finalmente hace la diferencia.

Entonces, ¿el servicio es el foco principal?

Hay que mejorar la red de servicios en zonas donde la actividad creció. En Antofagasta, por ejemplo, nuestro taller se nos hizo pequeño, no tenemos estacionamiento para todos los clientes. Y si bien hasta ahora se hace lo que se puede, no es lo ideal, no es el nivel de la marca.

Así, si en 2016 inauguramos tres casas de servicio, este año arrancamos con una nueva sucursal en Rancagua, para seguir con el área de siniestros en Santiago, con casi mil metros de construcción, y continuar con la mudanza de la operación en Antofagasta. Todo esto entendiendo que los clientes de camiones y buses son a largo plazo, por lo que buscan la marca que mejor responda al momento de tener problemas.

Para terminar, ¿cómo vislumbra el futuro de la industria? ¿Con vehículos de conducción autónoma?

Nosotros ya tenemos camiones que se manejan solos, pero funcionan en ambientes controlados. Y lo hacen muy bien. Por lo mismo, creo que es más factible que la conducción autónoma se dé en sectores como la minería, con camiones de carga y descarga y en lugares demarcados, más que en la ruta, donde hay muchos más factores que considerar. Creo en un esquema donde el chofer se maneje como un piloto de avión, teniendo que programar el viaje. Camiones sin conductor, no por ahora, pero sí más automatizados.

Comentarios