*

[Test Drive] Ford Escape: Ajustes reales para tomar un segundo aire
Por Mauricio Monroy S. » Fotos: Ford. 30/04/2017
Pusimos a prueba el nuevo Ford Escape, modelo que adopta cambios estéticos, pero que, además, agrega una serie de modificaciones que le permiten ser más práctico y funcional, manteniendo el tradicional andar sólido que poseen los vehículos con el óvalo azul en el frontal.

Nos pusimos al mando del nuevo Ford Escape para ver si su actualización tenía más aroma a marketing que a renovación. Pero lo cierto es no se queda en promesas y cumple con las exigencias de un facelift.

En el rostro vemos las primeras novedades. El denominado Kinetic Design aparece con esa parrilla hexagonal, las gruesas barras horizontales, los grandes grupos ópticos, el capó con nervaduras muy marcadas y los musculosos pasos de ruedas que le imprimen una imagen robusta, pero juvenil.

Pero es en el interior donde vamos encontrando ajustes que hacen la vida más sencilla al volante. Así, la nueva ubicación de la palanca de la transmisión en la zona baja de la consola central, la ausencia de freno de mano (ahora es eléctrico) y el piso más bien plano en la segunda fila permiten que los ocupantes de todos los asientos tengan más libertad. Y los que viajan en los asientos posteriores, además, tienen la ventaja de que pueden reclinar el respaldo, permitiendo un viaje más cómodo, especialmente si son dos las personas que ocupan ese lugar.

fe

Si viajan con un niño, la mesa auxiliar tipo avión, instalada en la espalda de los asientos delanteros, le permitirá al pequeño ir divirtiéndose con juguetes. Pero ojo, tampoco es para cargar esa mesa con demasiado peso.

Si los detalles del habitáculo son positivos, más aún es el tema de la tecnología. Escape incorpora la tercera generación del sistema SYNC, el cual es muy sencillo de utilizar, aunque en ocasiones los comandos de voz no se reconocen con sencillez por parte del sistema, especialmente cuando se mencionan calles para definir una ruta a seguir en el navegador.

fe 3

Pero es un detalle que se va solucionando a medida que se va conociendo el vehículo y cuanto más seguido se maneja. Otro dispositivo que es un gran aporte es el del estacionamiento automático, que basta pulsar un botón para que el vehículo busque y reconozca el espacio para detenerse. Pero si no se utiliza, la cámara y los sensores son más que suficientes, aunque la alarma perimetral puede ser algo exagerada en la alerta.

Ahora, en ruta, encontramos el sólido y tradicional andar de Ford. Bien afirmado al piso -nuestra versión era 4×4-, destaca en el andar el gran trabajo de aislación, lo precisa y directa que resulta la dirección y lo suave de la suspensión al absorber baches sin traspasar con dureza el movimiento a los pasajeros, sin ceder en la estabilidad y la seguridad cuando se desplaza a altas velocidades. Sólo ligeros balanceos en las plazas posteriores se pueden sentir al doblar con exceso de confianza, aunque el 4×4 permite que haya más agarre y más firmeza al asfalto.

fe 2

La buena sensación de manejo se sustenta también en el correcto trabajo del motor 2.0 litros Ecoboost de 245 Hp, con la transmisión automática de seis marchas. La caja siempre va entregando la relación correcta y aunque no es la agilidad su mayor cualidad, el ir entregando la potencia de manera sostenida y progresiva nos permite estar al tanto de sus capacidades.

Eso sí, aunque la tecnología Ecoboost apunta a la eficiencia y en este modelo, además, existe un dispositivo que permite apreciar cuán ecológico es el modo de manejo, en nuestro caso el consumo no fue para levantar pancartas, y tras un manejo netamente urbano, el promedio apenas llegó a los 8 km/l. Pero es un vehículo de 4,5 metros de largo y con tracción AWD, lo que deriva en mayor gasto.

En resumen, una buena actualización, que le da un segundo aire al Escape y que demuestra en sus modificaciones que la preocupación no sólo fue embellecer, sino ganar en funcionalidad y emocionalidad.

A favor: La mejor utilización del espacio interior, el trabajo de aislación, la tecnología y el confort de viaje.

En contra: La calidad de algunos materiales en el habitáculo y el consumo de combustible.

Ficha Ford Escape

» Motor: 2.0 Ecoboost  » Potencia: 245 Hp » Torque: 366 Nm » Caja: 6 AT  
» Tracción: All Wheel Drive » Maletero: 456 litros » Precio: $ 19.490.000

Comentarios