*

Desde Allende a Bachelet: así es el auto presidencial
01/06/2017
El modelo corresponde a un Ford Galaxie de 1966.

1 de junio y se llevó a cabo la última cuenta púbica del actual periodo de la presidenta Michelle Bachelet. Para la ocasión, la presidenta debiera haber llegado en un Ford Galaxie de 1966, sin embargo el modelo sufrió un serio percance y la mandataria llegó al evento en un Jeep Militar.

panne-820x500

Pero, ¿por qués es importante aquel Ford Galaxie? 

El Galaxie convertible fue un regalo de la reina Isabel II del Reino Unido cuando visitó nuestro país en 1966. Este modelo era comercializado desde 1959 en Estados Unidos como respuesta al Chevrolet Impala de General Motors y en pleno conflicto de Guerra Fría, adjudicaba su nombre al éxtasis generado por la carrera espacial dentro de los polos soviético y occidental en disputa.

Desde su llegada,  el vehículo se consolidó como el auto presidencial y se volvió un protagonista más de cada acontecimiento político. 

 

a2fd7f57c4c9f0076cb5f7f6452b785e

En 1970 Salvador Allende fue el primero en utilizar el descapotable de color negro, luego pasó al período de Pinochet, para seguir avanzando hacia Aylwin y así sucesivamente con Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera.

El panne que sufrió con la presidenta Bachelet no ha sido la única anécdota asociada al Ford. Otra historia nos remonta al cambio de mando que trajo de vuelta a la democracia.

Una vez que Patricio Aylwin asumió como presidente, el automóvil no estaba esperando al nuevo mandatario fuera del Parlamento como correspondía. Los encargados de trasportar a Pinochet no dejaron al Ford en el lugar estipulado, es más, el automóvil fue encontrado por el chofer unas cuántas cuadras más allá y sin una gota de bencina. Así llenó el estanque con dinero de su propio bolsillo para recoger  finalmente al nuevo Jefe de Estado.

El auto presidencial de patente  EL 2801 también ha sido utilizado por otras visitas ilustres, como Fidel Castro, Indira Gandhi y el poeta Pablo Neruda.

 

 

Comentarios