¡Ten cuidado! Tips indispensables para manejar con mal tiempo – mtOnline
¡Ten cuidado! Tips indispensables para manejar con mal tiempo
Por Lorena Gallardo Gil. Fotos: Agencias. 16/06/2017
Se avecinan el mal tiempo, las bajas temperaturas, la lluvia, la niebla, el viento..., condiciones meteorológicas adversas que, sin duda, dificultan el manejo seguro por las calles y carreteras de la ciudad. Ser prudente y previsor es clave, así como también conocer algunos tips para afrontar de mejor manera aquellos fríos días invernales.

Si bien aún falta para la llegada del invierno, los días están cada día más frescos, sobre todo las mañanas, lo que se nota en las cubiertas de los autos, todas escarchadas. Precisamente, el frío, la lluvia, el hielo, la nieve, junto con más horas de oscuridad, requieren extremar las precauciones antes de ponerse al volante.

Por lo mismo, nunca está de más tener en cuenta algunos tips de manejo seguro en invierno, consejos que le permitan mantener la confianza al momento de desplazarse por la ciudad.

Antes de subirse al auto, de lo primero que hay que preocuparse es de la limpieza del vehículo, pues un parabrisas sucio, por ejemplo, se empaña más rápido que uno limpio. Asimismo, hay que asegurarse de tener suficiente líquido en el depósito del limpiaparabrisas.

l2

También es importante la limpieza de las luces, ya que la suciedad que se deposita sobre los faros y pilotos disminuye dramáticamente su eficacia: no sólo vemos menos, sino que también nos ven menos.

Por otro lado, es vital que los neumáticos tengan la presión correcta. Si están demasiado hinchados, su flanco será muy rígido y se perderá adherencia. Lo peor, eso sí, es llevarlos poco inflados, porque entonces el aquaplaning (deslizamiento descontrolado del vehículo) se iniciará a mucho menos velocidad.

Aquí, además, es importante recordar que el límite mínimo de seguridad en la profundidad de las ranuras es de 1,6 mm, cifra que se puede apreciar a simple vista en la banda de rodamiento.

» Al volante

En días de lluvia es casi una ley reducir la velocidad, sobre todo en caminos rápidos, como autopistas, así como también aumentar la distancia con el vehículo precedente. Hay que tener especial cuidado con los frenos, ya que no suelen funcionar como de costumbre cuando las ruedas están empapadas, requiriendo una mayor distancia de frenado.
Ante el efecto aquaplaning, hay que levantar suavemente el pie del acelerador y sujetar con fuerza el volante, pero nunca frenar.

Ahora bien, cuando la niebla acecha, el problema es la drástica disminución de la visibilidad. Entonces, se vuelven imprescindibles las luces antiniebla, desarrolladas para atravesar de mejor forma esas gotas de agua en suspensión e iluminar un poco mejor la calzada.

Asimismo, se deben usar las luces bajas, nunca las altas, dado que la niebla refleja el haz de luz y regresa a los ojos, haciendo más complicado mirar lo que se tiene enfrente. Es lo mismo que cuando la luminosidad del sol destella en el auto que se tiene adelante, lo que hace mover la mirada hacia otro lado.

Hay que estar atentos a las demarcaciones de la carretera, para tratar de mantenerse dentro del carril, evitando cambiar de éste, ya que no se puede estar seguro de lo que viene al lado.

Cuando el viento sopla excesivamente fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, es recomendable mantener un elevado número de revoluciones en el auto, para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria.

Finalmente, y para todos los casos de manejo en condiciones meteorológicas adversas, hay que evitar las maniobras bruscas, tanto de frenado como de cambio de dirección, además de alertar siempre con los intermitentes antes de cambiar de pista o doblar en una esquina. Si bien esto es una norma, muchas veces no se realiza, aumentando aún más los riesgos en días de manejo complicado.

Cuando deba frenar, no se asuste y trate de utilizar una técnica recomendada por los especialistas: frenar suavemente y con presiones cortas al pedal, para así secar la humedad de las pastillas y no bloquear la dirección.

Comentarios