*

Marcas alemanas investigadas por presunto cartel
Por Fuente: EFE. 24/07/2017 359 vistas
La revista Der Spiegel aseguró que las alemanas Volkswagen, Audi, Porsche, BMW y Daimler formaron un cartel desde los años noventa.

El Gobierno alemán confirmó que las autoridades de defensa de la competencia europea investigan la existencia de un presunto cartel de la industria automovilística alemana y confió en que las acusaciones se aclaren “por completo” ante la importancia del sector. Así lo informó la agencia de noticias EFE.

En rueda de prensa, los portavoces del Gobierno aseguraron que se enteraron de ese presunto cartel el pasado viernes, al publicar el semanario “Der Spiegel”. Este cartel implica que Volkswagen (VW), Audi, Porsche, BMW y Daimler acordaban desde los años 90 cuestiones relacionadas con tecnología, costes, suministradores e incluso la limpieza de las emisiones de los vehículos diesel.

Según explicó la portavoz de Economía, Tanja Alemany, el departamento se puso en contacto con las autoridades de defensa de la competencia y comprobó que el caso estaba en manos de Bruselas, sin confirmar, como publicó “Der Spiegel”, si fue VW quien presentó una “autodenuncia”.

Economía, aseguró, que se toma “muy en serio” las informaciones y espera transparencia total, ya que está en juego la credibilidad de la industria y sólo una aclaración completa de las acusaciones puede devolver la confianza.

Según explicó el Ministerio de Economía, la información llegó a la Oficina federal de defensa de la competencia y a Bruselas, que asumió el caso, por lo que no se investiga en Alemania. El Gobierno no fue informado en su día porque se trata de instituciones que trabajan de manera independiente, añadió.

Preguntada por si este nuevo caso, tras el escándalo de la manipulación de los motores diésel, pone en riesgo la marca “made in Germany”, la viceportavoz de la Cancillería, Ulrike Demmer, reconoció la importancia del sector automovilístico en la industria del país y confió en la investigación de las autoridades europeas para extraer las conclusiones que sean necesarias.

El portavoz del Ministerio de Transportes, Sebastian Hille, declinó también comentar el fondo del asunto, que planeará previsiblemente sobre la “cumbre del diésel” que el Gobierno alemán ha convocado para el 2 de agosto, con participación de los fabricantes automovilísticos y los gobiernos de los estados federados donde tienen sus principales plantas.

Hille abogó como sus colegas de otros departamentos por una investigación a fondo del presunto cartel, pero subrayó que el objetivo de la reunión de agosto, convocada por los Ministerio de Transportes y de Medio Ambiente, es alcanzar un acuerdo de consenso para reducir las emisiones contaminantes en el país.

En cuanto a reacciones, BMW indicó que hubiera creado un cartel con empresas rivales sobre las emisiones contaminantes de los motores diésel, e indicó que sus modelos no fueron “manipulados” ni violaron las regulaciones industriales.