*

Test Drive: Grand C4 Picasso
25/08/2017
Un rebelde en la dirección del salmón. 
La renovada segunda generación del familiar francés resiste en su formato de monovolumen, a pesar de la moda actual, y sobresale por su versatilidad, suavidad de marcha, facilidad de manejo y acotado consumo de combustible.

A contracorriente. Como el salmón cuando decide ir río arriba. Es la primera impresión que nos dejó el Citroën Grand C4 Picasso, la versión para siete personas del familiar francés. Es que, a diferencia de lo que hacen otras marcas que sucumben al embrujo de los SUV, en la actualización de la segunda generación del vehículo, los galos mantuvieron la tipología monovolumen, una especie casi en extinción por estos días en la industria automotriz. Podrá gustar o no el formato, pero se reconoce la osadía de atreverse a diferenciarse, faceta en la que Citroën siempre levanta la mano.

Pero este Grand C4 Picasso es mucho más que un rebelde que sigue la dirección más difícil -la del salmón-, parafraseando uno de los éxitos de Andrés Calamaro. Es también funcionalidad, versatilidad, eficiencia. Y en estos días, además, uno de los pocos que les hacen la vida sencilla a familias con más de dos niños, puesto que tiene tres anclajes para sillas en la segunda fila de asientos.

7213

Pero no confundirse, y no vaya a esperar gran dinamismo al volante. Este vehículo con motor de 1.6 litros blueHDI desarrolla 120 caballos de fuerza, que si bien es una potencia suficiente para moverse en la ciudad, más aún con los 300 Nm que consigue en un rango algo elevado (a 4.000 rpm), no es precisamente la agilidad una de sus virtudes. Jamás la quiso tampoco, por lo mismo, se debe estar consciente de que encontrará reacciones pausadas, donde además la suspensión está enfocada al confort de marcha.

La caja automática de seis marchas va bien compenetrada para el concepto del modelo. Es progresiva y beneficia el consumo de combustible (22,8 km/l en régimen mixto). Eso sí, hay que acostumbrarse a que la palanca esté ubicada tras el volante.

» Modular y versátil

La comodidad y la versatilidad resumieron nuestra experiencia con el Grand C4 Picasso. Correcta posición de manejo, suficiente sujeción en el asiento del conductor y una visibilidad perfecta en todos los ángulos destacan como características. Esta última cualidad se ve apoyada por la gran superficie acristalada de los costados. Otro punto positivo son los diversos espacios para guardar objetos. Esto siempre es bienvenido, más en un familiar.

7205

En la segunda fila, sobresale obviamente la posibilidad de instalar tres sillas de niños, pero también el piso plano que entrega más comodidad a quien viaja en el asiento central, las mesas plásticas que están en el respaldo de los asientos delanteros y la facilidad con que se pliegan las butacas en caso de necesitar más espacio de carga, capacidad que se amplía aún más si la tercera fila también se contrae. Con todos los asientos abatidos, se forma un piso plano que genera un volumen de hasta 1.500 litros.

Otro detalle es que, para aprovechar tal capacidad, se debe tener un portalón trasero que facilite el ingreso. Y por suerte eso está presente en este modelo, con una quinta puerta de una sola pieza que se abre por completo, quedando una enorme boca de maletero por donde ingresa hasta una bicicleta parada. Eso sí, la marca podría evaluar alguna apertura más sencilla del portalón (como el sistema que se abre pasando un pie debajo del parachoques) por si uno se acerca con las manos ocupadas y también de cierre (con un botón eléctrico), ya que la puerta es algo pesada.

7204

Por último, mención para el sistema de conectividad, muy completo e intuitivo en su uso, lo mismo que la pantalla táctil de 7” ubicada sobre un panel central en el que prácticamente desaparecen los botones.

El único “pero” que encontramos es con el sistema de climatización, que también se activa y visualiza en la misma pantalla y, por lo mismo, nos obliga a cambiar lo que estamos viendo (el GPS o el celular enlazado) cuando queremos modificar la temperatura. Pero un detalle menor, al que pronto uno se acostumbra considerando las ventajas y la comodidad del nuevo Grand C4 Picasso.

Comentarios