*

La gran inversión de los autos clásicos
09/09/2017 613 vistas
Las crisis económicas vividas en las últimas décadas han transformado a algunos autos clásicos en verdaderas obras de arte, que salen a remate en precios desorbitantes nunca antes visto. Un placer que se transformó en negocio para muchos y en una forma de rentabilizar el dinero, mucho más efectivo que cualquier otro medio.

Dicen que un buen vino puede esperar años en la bodega y que su valor va creciendo cada año que pasa en la cava. Tanto, que muchas veces es mejor no abrirlo nunca. Algo parecido ocurre hoy con el mundo de los automóviles debido a que algunos modelos clásicos se han convertido en verdaderos objetos de deseo. Y de inversión.

“En los últimos 10 años, inversionistas japoneses y árabes, han invertido dinero en autos clásicos, no como coleccionistas o porque les guste la automoción, sino porque están subiendo de precio, y lo han visto como un buen refugio para los inversionistas. No es una cosa que esté orientada a todos los autos, es un segmento muy pequeño que goza de este privilegio”, señala Iván Ortúzar, organizador del Campeonato Histórico de Velocidad Four B y un reconocido amante de los automóviles.

Pero, ¿siempre fue así? “Diría que hace una década y media empezaron a hacer compras de autos personas que no eran coleccionistas, sino empresas o corretaje, quienes buscan autos que tuvieran pocos ejemplares, los compraban, los guardaban unos cinco años o más y luego los volvían a sacar a la venta. El auto había rentado y los inversionistas comenzaron a darse cuenta de eso”, explica Leonardo Pacheco, editor de Auto de Ayer, quien agrega que “se comenzaron a hacer listas de los autos más caros, los más escasos y grandes casa de subasta -principalmente de arte- se metieron en el negocio. Es un fenómeno que no se había dado antes”.

ferrari

Ferrari 250 GTO Berlinetta 1962. El exclusivo modelo de la casa italiana se subastó en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach de 2014 en 38,1 millones de dólares, el precio más alto pagado en la historia por un vehículo clásico. De la serie GTO, la firma italiana fabricó apenas 39 unidades entre 1962 y 1963.

 

 

Ernesto Mosso, integrante del Club de Autos Clásicos de Chile, explica que “a partir del 2000, cuando se forma la Unión Europea con una moneda en común, y en 2008 con la crisis en Estados Unidos, se provocó que cualquier objeto real pasara a tomar relevancia versus los papeles que pasaron a no ser tan relevantes, siendo realmente importantes las cosas tangibles, lo que provocó una burbuja aumentando el precio de los autos, propiedades, alta relojería, joyas, piedras preciosas, pero que hoy en día ya se está estabilizando”.

Según publicaciones europeas, la fascinación por los autos históricos se disparó a finales de 1980, en parte debido a la demanda de Japón cuando la economía de aquel país se disparó. Luego, por el desastre de la Bolsa en 1987 y, más tarde, por la muerte de Enzo Ferrari, hitos que hicieron despegar los precios de los Ferrari, convirtiéndolos en autos de culto.

» Rentabilidad asegurada

Hace algunas semanas en Pebble Beach, se llevó a cabo una de las subastas más importantes de autos clásicos del mundo, la que recaudó casi 250 millones de dólares en la venta de autos clásicos. La mayoría fue de deportivos de lujo. Pero el récord fue en 2014, cuando ingresaron US$ 400 millones.

Los precios siguen subiendo, y lo que parecía haberse estacando en algún momento, hoy está más vivo que nunca.
Ya en 2013, el índice Barrett-Jackson, que mide la variación de precio de los modelos de colección, mostraba que los autos clásicos podían generar rendimientos acumulados de 10 por ciento anual. Hoy esa cifra se ha mantenido y según un estudio realizado por Knight Frank, los autos están al tope de rentabilidad en una década, sobrepasando a los clásicos vinos, piezas de artes o monedas.

fangio 1

Mercedes-Benz W196 de 1954. Es el modelo con el que el argentino Juan Manuel Fangio ganó el segundo de sus cinco títulos mundiales de Fórmula Uno y que estuvo perdido por 20 años. Cuando el vehículo apareció, se subastó en el Festival de la Velocidad de Goodwood por 22,7 millones de dólares.

 

Así, han aparecido fondos de inversión dedicados a la búsqueda y compra de autos. Para algunos entendidos, esta rentabilidad normalmente se sitúa entre el 2% y el 4% al año con respecto del precio del vehículo; a lo que habría que sumar en torno a un 20% de los beneficios que produzcan. Eso sí, hay que tener en cuenta que estos fondos de autos clásicos limitan el divertimento que estos producen dejando que los inversores apenas puedan ver el auto que han comprado o cobrándoles una tarifa si se empeñan en conducirlos.

Es importante tener en cuenta que no todos los autos antiguos son demandados y pueden subir su precio, ya que depende de varios factores. Los vehículos adquieren calidad de clásicos por su edición, características particulares, poca producción o edición especiales; mientras que los autos antiguos son los que superan los 30 años de producidos.

Ferrari es la marca que aparece como el valor más seguro. Hasta el año pasado, el valor medio de sus autos históricos y clásicos se elevó un 11% mientras que los Mercedes-Benz lo hicieron en un 3%. Una marca al alza es Porsche que se revalorizó un 16% pese a la gran cantidad de unidades que hay en el mercado. Entre los valores en alza aparece la española Pegaso, por cuyo modelo Z-102 podrían pagarse US$ 1,5 millones.

Para los amantes de los autos clásicos este fenómeno de venta y compra por inversión aún está muy lejana para nuestro país. “Nuestra región aún está libre de eso. Acá en Chile tenemos grandes coleccionistas con un patrimonio histórico de las cuatro ruedas que es un lujo a nivel mundial”, explica Leonardo Pacheco, quien agrega que “acá quienes compran autos clásicos lo hacen para preservar la pieza y, en general, se trata de coleccionistas”.

Mosso tiene una postura similar y advierte que en el club en el que participa “muchos lo hacen por hobbie. Esto no es un negocio para nosotros, es por amor a los autos”.

alfa

Alfa Romeo 8C 2900B Lungo Spider de 1939. Este exclusivo modelo desarrollado por el carrocero Touring fue subastado en 18,9 millones de dólares el año pasado en California.