*

[Test drive] Jeep Renegade AT: Una oveja con piel de lobo
06/10/2017
El más pequeño de los modelos de Jeep se exhibe en la ciudad como un animal dócil y fácil de llevar. Su caja automática de seis marchas facilita el trabajo, sobre todo cuando el tráfico se pone denso, eso sí, sin dejar de ser un verdadero heredero de la tradición aventurera.

Más que una simple marca. Hace tiempo que Jeep se ha convertido en un sinónimo de aventura y desafío. En un verbo que nos invita a salir de la ruta y cuyo nombre genera altas expectativas de diversión.

Por eso, cuando anunciaron que el Renegade, el más pequeño de la familia, no contaría con tracción total para enfocarse más en lo urbano, la sorpresa no se dejó esperar. Probablemente Jeep también pueda convertir la atestada ruta a casa en una aventura, aunque de una manera diferente.

Renegade AT Sport 4

Diseñado por completo en Estados Unidos, este crossover se inspira claramente en el reconocido Wrangler, tomando sus proporciones frontales y laterales, traducidas a la clave más compacta del segmento B.

Todo en el Renegade es reconociblemente Jeep: la parrilla con siete aberturas verticales, los faros redondos, los pasos de rueda cuadrados, el capó alto, las superficies acristaladas amplias y las formas más rectas.

Como está enfocado en un público más juvenil, hay detalles de diseño pensados especialmente en llamar la atención, como los faros traseros con forma de X, o las aplicaciones interiores con la parrilla Jeep en las puertas o en los espacios para dejar objetos.

Renegade AT Sport 3

Con 4.232 mm de largo, el Renegade es un modelo que no oculta su vocación urbana. Si bien desciende de una línea donde salirse de la ruta es norma, en este caso se podría decir que está más preparado para la selva urbana, sobre todo ahora que se sumó una caja automática de seis marchas para acoplar al motor 1.8 litros E-torque.

Con sus 171 mm de despeje al suelo y una suspensión confortable para el asfalto, pero bien ajustada, es fácil circular por caminos urbanos no pavimentados e incluso pasar por algunos baches con suficiente despreocupación.

Renegade AT Int 5

Si se toma en cuenta el uso citadino al que está destinado, la ausencia de 4×4 pasa totalmente desapercibida, y es que tampoco es su objetivo. El Renegade es un animal urbano, con espacio para los amigos y la familia y lugar suficiente para llevar hasta 524 litros de carga (bastante más si se abaten los asientos traseros).

La posición de manejo alta brinda seguridad no sólo cuando se está conduciendo, también a la hora de estacionar o maniobrar en lugares angostos, ya que permite una visión mucho más amplia.

 

Renegade AT Int 7

Nuestra versión de prueba con caja automática mantiene el motor de 132 caballos de fuerza y 185 Nm de torque de otras variantes ofrecidas por la marca, que si bien no es pequeño, a veces sí se muestra un poco lento, probablemente por sus cerca de 1.800 kilos de peso.

Dicho esto, no extraña la lentitud al realizar algunos movimientos de manera brusca, o esa sensación de que la curva de torque está muy arriba, y es que gran parte del par está disponible a partir de las 4.500 revoluciones, por lo que, en general, se comporta mucho mejor cuando se mantiene alrededor de las 3.000 revoluciones.

En la autopista es donde más se luce la transmisión automática de seis velocidades, ya que hace sentir que en todo momento estamos utilizando la marcha correcta.

En términos de equipamiento no hay mucho más que decir, más allá de señalar que entre su vasto equipamiento de tecnología (asistente de estacionamiento, cámara de retroceso, sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil y sistema Uconnect, bluetooth y mandos al volante, entre otros), y seguridad (control de tracción, de estabilidad, balanceo de remolque, frenos con asistencia, mitigación antivuelcos, asistente de partida en pendiente, etc.), se extraña la opción de agregar más airbags que los dos obligatorios.

Comentarios