*

[MT MAG.] Marc Lichte: “la tecnología cambiará el look de los autos”
Por Carolina Rojas Arenas 25/10/2017
Aprovechando la vitrina global del Salón de Frankfurt, conversamos con el máximo responsable de diseño de Audi, quien junto a su equipo se encuentra remoldeando y redefiniendo la cara visible de los autos del futuro. Cómo afecta la autonomía al diseño y qué papel juega la electricidad en el estilo. Lichte nos adelanta la visión de la firma de los aros para los próximos años.

Año por medio, durante dos días de septiembre, la industria automotriz pone todos sus sentidos en el Salón de Frankfurt, la muestra europea de vehículos más importante del mundo, donde se presentan no sólo los modelos de producción que pronto estarán a la venta, también las tecnologías y diseños que llegarán a las calles en los años venideros.

Sus halls han sido testigos de la revolución que ha vivido la industria durante los últimos años, no sólo en términos de tecnología, también en cuanto a diseños, demostrando de manera cada vez más evidente que la forma sí tiene que ver con el fondo.

Este año los vehículos eléctricos y/o con conducción autónoma fueron las estrellas, sobre todo los modelos conceptuales Aicon y Elaine de Audi, que muestran una visión bastante realista de la llegada definitiva de estas tecnologías.

Marc Lichte, jefe de diseño de Audi desde 2014, se especializó desde joven en diseño de transporte, y es una pieza fundamental a la hora de entender el look que tendrán los autos que nos conducirán mañana.

Design Sketch

Según su visión, ¿cómo afectará la tecnología al diseño de los autos? ¿Cómo se mantiene la identidad de un vehículo?

Creo que esto ya es visible. Por ejemplo, en el Aicon, que es un conceptual para un vehículo autónomo nivel 5, pensamos en un diseño para viajes de largas distancias, y aquí se puede apreciar mucha de nuestra visión de futuro.

El carácter de un auto se guía mucho por la tecnología. Hay muchas características de un auto que están definidas por el tamaño o tipo de su motor, algo que se perderá en el futuro, con la llegada de los autos eléctricos y la conducción autónoma. La tecnología cambiará el look de los autos, por eso amo ser un diseñador justo en este momento, porque esta transición será una de las más importantes de la historia. Estamos dando vida al nuevo rostro de la industria automotriz.

La parrilla Singleframe es un detalle muy importante para el ADN de los autos de Audi, pero es una entrada de aire, una grilla que cumple una función. Muchos otros fabricantes, al desarrollar sus eléctricos han quitado esta característica para demostrar que no hay un motor de combustión detrás, y yo creo que es un error.
Nosotros lo que hicimos fue mantener la forma de la parrilla Singleframe, pero la invertimos. Ahora es del color del vehículo y se enmarca con detalles en negro y los grupos ópticos que le dan vida e interacción al vehículo, así cualquier persona que vea, por ejemplo, el Aicon, podrá decir: “Oh, sí, es un Audi, pero definitivamente no uno con motor a combustión”.

Este nuevo concepto se podrá ver en muchos de los modelos de la marca a futuro, en distintas formas, pero siempre apuntando a mantener la identidad.

¿Qué elementos de estos conceptuales llegarán primero a los modelos de producción de la marca?

Por ejemplo, el Audi Elaine (autónomo nivel 4) es un auto de pre producción, y su hermano (de segmento SUV) entrará a producción el próximo año, por lo que estos diseños ya están muy próximos a la calle. Este auto no es sólo una visión, es un modelo bastante concreto.

¿Cuál cree que será la forma del auto del futuro? ¿Sedán, SUV, monovolumen…?

Creo que hay dos áreas en las que hay que pensar. Primero está la evolución. No es que vayamos a pasar de un día para el otro de motores a combustión a eléctricos, es un proceso que se está realizando en paralelo, en distintos modelos.

En segundo lugar, si hablamos del futuro, hablamos de vehículos eléctricos a baterías. En general, pones las baterías en el piso del auto.

Esto es fácil en un SUV, porque tienes los asientos altos y el espacio interior, pero en el mundo deportivo premium se hace más difícil.

Nosotros nos estamos concentrando en modelos más bajos y súper sexies, que serán el “nuevo premium”. Es muy difícil hacer un auto que tenga el pack de baterías en la parte baja y, además, tenga un diseño más bajo y esculpido. Este es un gran desafío y nosotros apostamos a tener los dos segmentos, SUV y deportivos muy bajos, coupés, sedanes, fastbacks y otros estilos, pero siempre muy atractivos y sexies.

Design Sketch

¿Cómo hacen para que la ingeniería no cambie radicalmente un diseño original?

Desde el comienzo del proceso de diseño vamos integrando a los ingenieros. Trabajamos con ellos desde muy temprano, y luego unos seis años en la integración de tecnología. Esto es algo muy propio de Audi. “Vorsprung durch Technik”, el avance a través de la técnica, es lo que ha caracterizado a la marca desde su inicio, es una tradición, y desde esta misma idea se extraen las soluciones progresivas que armonizan la forma y la función.
De todas maneras, debo decir que algunas veces nuestro diseño está inspirado por la tecnología.

En el caso del recién estrenado A8 y su autonomía nivel 3, ¿cómo se hace para integrar esta tecnología a un auto de producción y al mismo tiempo hacerla amigable para los usuarios?

A pesar de que tengo un gran respeto por lo que ha hecho la gente de Tesla con sus modelos, a mí, personalmente, no me gusta este gran display digital que tienen en sus autos. Nosotros tratamos de hacer todo lo contrario, integrar la tecnología de manera casi invisible.

Por ejemplo, cuando no quieres utilizar la pantalla, simplemente se convierte en un acabado negro que no distrae, o puedes reducir las funciones que muestra al mínimo. El conductor puede elegir. Con otras marcas la pantalla está ahí, siempre presente, robándose la atención del conductor.

¿Qué no le gusta acerca de los vehículos autónomos?

Debo decir que soy un gran “petrolhead”, me gustan los motores grandes, ruidosos, amo los autos, pero debo decir que hay casos en los que los autónomos tienen un lado mucho más amable.

Si bien el pasar los cambios y sentir el ruido del motor me hace sentir vivo y me hace feliz, en los viajes de distancias largas es donde los autónomos tendrán su mayor éxito.

Imagina un día después de mucho trabajo, estás muy cansado, te subes al auto, te relajas, chequeas tu email, ves una película en la pantalla…, recuperas tiempo de descanso y calidad de vida.

Durante más de 20 años los faros, la mirada de un Audi, ha sido su sello, ¿qué pasará ahora con los vehículos autónomos que ya no nos harán necesitarlos?

Necesitaremos las luces para otros propósitos. Hoy, cuando vas a cruzar la calle te enfocas en ver al conductor, para saber que te vio y que va a detenerse para que puedas pasar. En el Aicon, por ejemplo, el conductor puede ir durmiendo y no existirá tal contacto visual.

En esta generación de autos de conducción autónoma usamos las luces para que el auto se comunique con los peatones, y así poder darles una señal de alto o alerta y que así sepan que el auto los ha “visto”.

Comentarios