*

[Volvo XC60] Sin lugar para las debilidades
15/10/2017
Fuimos hasta Cartagena de Indias para conducir el nuevo Volvo XC60 en su versión T6, con un motor gasolinero de 2.0 litros, con feroces 320 caballos emanados de un turbo y un supercargador, una muy enérgica manera de vivir su seguridad, fina hechura y minimalista gracia de traer un pedazo del futuro hasta nuestros días.

Siempre que leí y escuché acerca de Cartagena de Indias, mis principales asociaciones se conectaron con un mar celeste, calor intenso, cumbia de la antigua saliendo desde las grietas de su ciudad amurallada, con un sol imponente, palmeras y las ropas muy húmedas por su caldeada tibieza que la literatura, por cierto, ha transmitido.

Así que el test en el nuevo Volvo XC60 en su versión T6 asomaba como una experiencia redonda. Un auto totalmente nuevo y aclamado desde su nacimiento, en el año 2008, conducido en una tierra paradisíaca.

Claro que el sol se tomó libre aquellos dos días que estuvimos y una lluvia a ratos copiosa fue lubricando un asfalto algo accidentado entre autopistas y zonas urbanas con estrechas calles que fuimos explorando desde los mandos de este SUV equipado con un motor gasolinero de cuatro cilindros, dos litros, y que recurre a la explosiva asociación entre un turbo y un supercargador. La receta de estos nórdicos me arma con 320 caballos de fuerza (ojo, no se olviden que estamos hablando de un motor de 2.0 litros) y un torque abundante, que expresa de modo contundente aquellos 400 Nm entre un rango amplio, que parte un poco encima de los dos mil giros y se mantiene parejo hasta los 5.400 rpm.

Claro que organizados y medio maniatados en el orden de una caravana de unos 15 autos, el aperitivo tuvo que ver más con la exquisita experiencia de existir en su habitáculo. Allí, hasta los plásticos más elementales denotan blandura, tersura y calidad, ni hablar del cuero y otras superficies del decorado, que parecieran tomadas de una mueblería muy fina.

La versión es la llamada Inscription y esto tiene que ver con generosidad y mucha en el apartado del confort. También fui a husmear en otras versiones, solo para constatar que cualquiera de ellas me enviará un mensaje directo y potente sobre la sensación general de calidad, de esmero por los detalles, donde toque, mire, huela, acaricie, pellizque o golpee con mis nudillos obtendré una respuesta de fabricación con clase. El espacio y la insonorización redondean un trabajo feroz y macizo… Es que el auto recuerda y toma muchos elementos del XC90, donde impera y se comparte la nueva plataforma de su hechura. Adentro reina ese minimalismo elegante carente de botonería, que sustituye de modo vanguardista y muy digital la pantalla central del infoentretenimiento, dejando como “sobrevivientes” a la palanca de la transmisión y el botón de arranque, que está en la base que divide a ambos asientos delanteros (parece un delicado bombón de licor envuelto en un fino papel negro y plata).

Serie 6 GT-14_preview
Tres horas de manejo y algunos apuntes que necesito compartir: si debemos forzar un giro desde el volante, sus rayos horizontales tapan por un lapso corto la información del tablero que se conecta con mis ojos. Claro, pero la versión Inscription me proyecta a modo de un head up display una información elemental en el parabrisas. Ojo, que la pude distinguir mejor cuando me saqué los lentes de sol (con lluvia y nublado estaba haciendo un poco el ridículo).

Cuando tuve la oportunidad de emprender una aceleración furibunda, entre 80 y 110 km/hora, noté dos cosas: que el motor T6 descarga una respuesta contundente, pero que el ruido de tal ejercicio sí penetra la cabina. No perdamos de vista que este SUV familiar acelera de cero a 100 km/hora en menos de seis segundos.

No pasamos por zonas de off road duro, aunque su condición 4×4 y despeje de 216 mm del suelo anima a ciertas aventuras todoterreno, pero cuidado, que el vadeo sólo es de 40 centímetros.

No obstante, en el balance nos traemos a Chile la sensación cabal de un auto que destaca por la calidad de su fabricación, su estética de coche fino y moderno, por el poder de su motor de 2.0, la seguridad que suma asistencias y apoyos tomados de la conducción semiautónoma y la firma fidedigna del Volvo que, no por nada, es aquella marca que ha tenido el coraje y la convicción de declarar que el año 2020 no debería haber víctimas fatales en cualquier accidente que ocurra en alguno de sus vehículos.

Volvo XC60-08_preview

Comentarios