El prometedor horizonte de los fabricantes del Dragón Asiático
25/11/2017 258 vistas
Modelos con más tecnología, estilo y personalidad. Con una década en el mercado, los autos chinos han cambiado de cara y objetivos, apuntando a públicos cada vez más exigentes y alejándose definitivamente de su estigma de "autito de entrada", sin perder la oferta de valor que les ayudó a masificarse.

La última década ha visto algunos de los avances tecnológicos más grandes de la historia en términos de electrónica de consumo. Teléfonos inteligentes, bluetooth y la “nube” ya son términos que todo el mundo domina, productos que muchos usan para mejorar su vida diaria.
Y si la electrónica cambió tan radicalmente, para qué decir el mundo de los autos, que han integrado diversas tecnologías de conectividad y conducción pilotada que no nos dejan pensar en otra cosa que no sea el futuro.
¿Y los autos de origen chino? Si en otras áreas la evolución tecnológica ha sido veloz, para los modelos del Dragón Asiático el cambio ha sido completamente radical.
Casi como si los minutos fueran meses, los constructores de origen chino pasaron de hacer autos prescindibles, casi genéricos, a desarrollar sus propios estilos, motores, tecnologías y ADN. Por estos días no es tan raro ver uno de estos modelos y reconocerlo por su firma de luces LED, por su parrilla o por las líneas aerodinámicas de las puertas.
“En un principio la gente era muy reacia a estas marcas por el origen. Los modelos eran bastante económicos, pero cuestionaban la calidad. Esto mismo sucedió con las marcas japonesas y luego con las coreanas en su momento, las cuales fueron evolucionando en el tiempo, mejorando sus diseños, materialidad y equipamiento”, comenta Christian Freese, gerente de JAC Chile, acerca de los primeros años de estas marcas en el país.
De ser considerados solo “autos de entrada”, los chinos pasaron a tener sus propios clubes de fanáticos y seguidores… Gente que ha evolucionado con ellos y que, pese a las críticas, decidió darle una oportunidad al origen, y eso se nota en las ventas.
En lo que va del año ya van casi 30 mil autos chinos nuevos vendidos en Chile, superando ligeramente el 10% de participación de mercado, un escenario que, probablemente, no se vislumbraba cuando este origen recién comenzaba a convertirse en una alternativa.

2

» Una mirada distinta
De ser considerados simplemente vehículos con buena relación precio-equipamiento, pero sin un atractivo real, los modelos chinos se fueron haciendo un espacio, uno que fue creciendo cada vez más con los años, pero ¿cuál fue el momento en que nuestra visión de ellos cambió?
“Con el tiempo y con la aparición de nuevos modelos con diseños modernos y atractivos, el público comenzó a considerarlos más. En paralelo, la tecnología y equipamiento fueron mejorando y siendo cada vez mejor percibidos por el público. En una última etapa se incorporaron varios elementos de seguridad que terminaron por ganarse la confianza de los clientes”, puntualiza Marcelo Stade, gerente comercial de Automotores Fortaleza, que representa a las marcas Baic y Brilliance, quien, además, señala que “la experiencia positiva que ha tenido el mercado durante este tiempo con las marcas chinas también ha ayudado a la formación de una buena imagen”.
Y es que gracias a las mejoras en todos los procesos de fabricación, la incorporación de mayor tecnología y diseño, la gente ha comenzado a mirar con otros ojos los autos chinos, al menos así lo han podido apreciar en marcas como Chery, cuyos clientes son unos de los más fieles entre las firmas del origen. “Hace poco, GFK realizó una encuesta a clientes de la marca, donde aproximadamente el 90% de ellos declaró estar satisfecho con su auto, y más del 70% manifestó que volvería a comprar un auto de la marca por todas las prestaciones y características que ofrecen”, asegura Hugo Castro, gerente general de Chery.
Mejores diseños, calidad de fabricación, mejor tecnología y catálogos mejor construidos han sido algunos de los factores que les han cambiado la cara a los autos chinos, aunque no se puede pasar por alto el índice de reparaciones. “En el caso de nuestra marca, los incidentes de garantía y errores-falla de producto se encuentran alineados con las marcas tradicionales y más prestigiosas del mercado, lo que entrega más seguridad a nuestros consumidores”, puntualiza Rodrigo Palma, gerente de Changan Chile.
Con todo esto en la mesa, ¿estamos preparados para pagar más por los autos chinos?

2

» Valor vs. precio
Los autos son mejores, tienen más tecnología y calidad, y como las marcas lo saben, algunas ya han apostado por subir sus precios, aunque siempre manteniendo su buena relación de precio y equipamiento.
“El consumidor actual está muy bien informado y valora lo que entrega cada vehículo. Las ventas de nuestra marca son reflejo de este cambio, en el cual los clientes valoran una mejor calidad y están dispuestos a pagar por esto”, señala José Miguel Silva, gerente de Haval, marca que por estos días ofrece el auto chino más caro del mercado, el H7, cuya versión tope de línea se empina a $ 18.990.000, muy lejos de algunos modelos que en 2008 no superaban los cuatro millones de pesos.
Esta misma opinión comparte Rodrigo Gutiérrez, gerente de marketing Cidef, quien asegura que estos clientes son “personas que se apegan a una elección más racional y que valoran los atributos de una marca que ofrece alto estándar y excelente diseño, frente a una competencia “tradicional”, que cobra más por el nombre que por los atributos reales”.
Si bien hay fabricantes que creen que ya es hora de poner a los modelos chinos a la par de las firmas tradicionales, hay algunos que son un poco más radicales y que consideran que el mercado no está listo.
“El valor de los vehículos chinos es alto, por un SUV que vale 10 millones se podría cobrar perfectamente un 20% más, pero no se hace. Eso es un poco culpa de los que empezamos a jugar este juego hace 10 años, porque desde un principio los representantes de marcas chinas nunca utilizaron una estrategia de posicionamiento. Siempre nos fuimos a lo táctico y a tratar de hacer número. Hoy, cuando el auto chino está preparado para cobrar un poco más, el mercado no está preparado, porque sigue con la imagen antigua”, señala Erick Griffith, gerente general de Maco Automotriz, que representa a Lifan y FAW en Chile.
Sea como sea, las ventas seguirán creciendo y también lo harán los precios de facturación, aumentando considerablemente el ticket promedio de venta de las marcas del origen, que en conjunto apuestan a alcanzar un 20% de mercado en el corto plazo. “Hoy, el origen chino ya representa el tercer lugar en términos de ventas y creemos que esto debería crecer, básicamente porque cada día son más los clientes que están dispuestos a comprar un vehículo del origen y porque se están lanzando modelos en segmentos que antes no participábamos”, sentencia Benjamín Grohnert, gerente comercial de Great Wall.

8

Recomendados

Geely
Por José Ignacio Gutierrez 20/08/2018 7 vistas
Robert Plant
Por José Ignacio Gutierrez 20/08/2018 15 vistas
autos usados
Por José Ignacio Gutierrez 20/08/2018 24 vistas
Mercedes-Benz 300SL Gullwing
Por José Ignacio Gutierrez 20/08/2018 12 vistas
IndyCar
Por José Ignacio Gutierrez 20/08/2018 25 vistas