*

El contrabando de camiones recibe inédito revés
Por Lorena Gallardo Gil. 22/12/2017
Además de la constante incautación de camiones hechizos, por primera vez se logró el rechazo de la inscripción de un camión usado, importado por partes y luego rearmado en el país. Algo que está prohibido por ley.

Desde hace años, distintos organismos en Chile persiguen terminar con la importación de camiones hechizos. Lucha que en 2017 ha ganado varias batallas, partiendo por la incautación de una treintena de camiones de gran tonelaje. La última de ellas, eso sí, se dio en tribunales, donde, por primera vez, se logró que se rechazara la inscripción de un camión usado.

“Se trata de un avance extraordinario en la pelea contra el contrabando de camiones, que confirma el trabajo que venimos haciendo desde hace años con la Confederación Nacional de Dueños de Camiones, la Secretaría General de la República y Aduanas y policías de nuestro país”, afirma Gustavo Castellanos, secretario General de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac).

Concretamente, sucedió que la Corte de Apelaciones de Valparaíso impugnó la inscripción de un camión usado marca Scania, armado en Chile a partir de la importación de partes y piezas traídas desde Holanda, impidiendo así que un vehículo de transporte de estas características fuese normalizado a través de un proceso irregular y eludiera una prohibición legal.

Y es que conforme a la Ley Nº 18.483, sobre Estatuto Automotriz, el ingreso al país de un camión usado, por partes y piezas para ser posteriormente rearmado en Chile, se encuentra prohibido y constituye un ilícito, pues sólo pueden importarse vehículos sin uso. Excepcionalmente, se pueden ingresar vehículos usados destinados a fines especiales, tales como ambulancias, coches mortuorios, carrobombas, camiones barredores, regadores y análogos para el aseo de vías públicas, entre otros.

» Una verdadera mafía
Se estima que más de tres mil camiones hechizos circulan hoy a lo largo y ancho de nuestro territorio. “Es una verdadera mafia, que tiene varios modus operandi, el más conocido de ellos obedece a una importación en tres segmentos del camión (chasis, cabina y motor), cuyas facturas vienen a nombre de distintas personas. Una vez acá se ensambla el camión y se vende por un precio más conveniente de lo que costaría uno nuevo, pero sin ningún tipo de seguridad, obviamente. Eso, sin contar que cuando se incauta a estos camiones se les quita toda la mercancía. Lo paradójico es que luego son rematados y nuevamente vuelven a estar en circulación”, cuenta Juan Araya, presidente de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones.

A ello, Rolando Fuentes, abogado del estudio jurídico que ganó la causa sobre el rechazo de la inscripción del camión usado Scania, agrega información acerca de cómo logran legalizarlos. “Primero se acude al Registro Civil para inscribirlos, donde son rechazados por irregularidades en la documentación presentada. De ahí, voluntariamente recurren a los tribunales para que se revise el asunto, el cual, por lo general, termina aprobándose”.

Actualmente existen 456 camiones usados -la mayoría marca Scania- que están siendo representados por el mismo abogado para poder inscribirlos de forma irregular. Según Fuentes, luego del fallo favorable obtenido por los organismos, varias de esas causas han sido retiradas en el último tiempo. Asimismo, hoy los tribunales están siendo más diligentes.

Comentarios