*

Fabricantes europeos preocupados por la conducción autónoma
06/12/2017
La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles( ACEA) hizo una alerta sobre las consecuencias de aplicar esta tecnología sin los resguardos necesarios.

Hace pocos días nos enteramos de que Volvo y Uber pretenden fabricar 24.000 automóviles autónomos para el 2023, y como éste, hay varios ejemplos de los esfuerzos que están haciendo las compañías en esta materia. Sin embargo, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), realizó una alerta sobre las posibles consecuencias de aplicar esta tecnología sin los resguardos necesarios.

Erik Jonnaert, secretario general del organismo, aseguró que la tecnología actual no es segura cuando se habla de vehículos conectados, ya que es muy vulnerable a los ataques cibernéticos y al robo de información personal de los conductores.

El ejecutivo también afirmó que cree “que los datos generados por el vehículo conectado solo deben compartirse con terceros si el acceso se proporciona de manera segura. Permitir el acceso directo a los datos del automóvil, por ejemplo, plantea serios riesgos de seguridad y protección tanto para el vehículo como para sus ocupantes”.

La ACEA hizo una serie recomendaciones para progresar en esta materia, entre las que destacan  promover el intercambio de datos entre los actores del sector y crear una cultura de ciberseguirdad, que según ellos por el momento no existe, sin embargo, Jonnaert afirmó que la intención no es frenar el progreso sino que incentivar las medidas de seguridad para combatir los virus informáticos.

Comentarios