*

[MT MAG.] Tomorrowland: La ciudad del futuro
Por Lorena Gallardo Gil 19/12/2017 294 vistas
En 1939 se presentó en Nueva York una exposición llamada Futurama. Anticipaba cómo sería la ciudad, auguraba pistas de 14 vías, autos que evitarían choques gracias a un sistema de radiocontrol y helipuertos en rascacielos. Hoy esa visión se verá superada por una realidad en la que los autos se comunicarán entre si y con las carreteras, donde desde las alturas despegarán taxis voladores. Y no habrá necesidad de manejar.

eléctricos

Electricidad, el combustible del mañana

La electrolinera más grande del mundo se está construyendo en la Autobahn A8 de Alemania, la cual será capaz de abastecer 144 vehículos de forma simultánea. De ellos, 24 puntos serán de recarga de alta velocidad (350 kW), que permitirán recargar las baterías en solo10 minutos, pudiendo atenter en total a 4.000 autos diarios.

Con proyectos de este tipo, no hay duda de que los autos del futuro serán eléctricos. Según Bloomberg, los vehículos de propulsión híbrida y eléctricos corresponderán al 54% de las ventas de autos nuevos para 2040 -hoy representan el 1%-. Predicción que se basa en que el costo de los autos eléctricos se volverá competitivo, incluso sin subsidios y antes de tener en cuenta el ahorro en combustible.

El impulso lo darán las nuevas generaciones de baterías de iones de litio, cuyo costo promedio seguirá bajando. De los actuales US$ 300 por kWh, descenderá hasta los US$ 73 para 2030, conforme empresas interesadas masifiquen su producción, optimicen su diseño y mejoren su composición. Lo que se traducirá, además, en la optimización de la autonomía, que hoy ya alcanza los 500 kilómetros (con una sola carga) en algunos modelos.

 

smart vision EQ fortwo smart vision EQ fortwo

Una especie de segundo hogar sobre ruedas

Los autos autónomos están en las carpetas de todos los grandes fabricantes automotrices y también tecnológicos -entre ellos, Apple y Google-. Y serán una realidad palpable en el año 2030, entonces serán completamente capaces de circular sin mediación humana y distinguir peligros, personas, adelantar, acelerar, estacionar, etc.

Cada año fallecen 1,2 millones de personas por accidentes de tránsito en el mundo, siendo el factor humano el responsable en el 90% de los casos. Cifras que se revertirían con la tecnología autónoma.

Para esa fecha se habla de un nivel 5 de autonomía -el máximo-, en el cual el auto será más bien una célula de transporte, con un habitáculo muy distinto, sin volante, pedales ni puesto de conducción. Se convertirá en una especie de segundo hogar, que permitirá aprovechar el tiempo del trayecto para realizar otras actividades.

De ahí que Intel y Warner Bros llegaran a un acuerdo para desarrollar experiencias de entretenimiento en vehículos autónomos. Se cree que los pasajeros no solo consumirán películas y televisión, sino que también disfrutarán de experiencias envolventes en realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) a bordo.

 

Bjarke Ingels Group, Thesis for the city of the future

Los autos se comunicarán entre sí

Hoy, en España se está licitando la construcción de la primera carretera conectada del mundo, la cual dispondrá de una red inalámbrica a la que podrán conectarse un máximo de dos millones de vehículos, que recibirán en tiempo real información sobre las variaciones de velocidad, la congestión y la proximidad de cambios en la vía. Así como también podrá activar los protocolos de emergencia, cuando se produzca un siniestro, incluso, si las víctimas no están en condiciones de hacerlo.

Cuando los autos autónomos sean una realidad, también lo serán los autos conectados entre sí, los cuales tendrán la capacidad de relacionarse con su entorno y sus pares. Así, compartirán su destino, intenciones (cambio de pista, por ejemplo) e intereses para trasladarse de la forma más efectiva y segura.

Se habla de que ellos podrán circular mucho más cerca los unos de los otros, porque cada unidad sabrá qué va a hacer el resto. Así, por ejemplo, un auto que debe efectuar una frenada de emergencia lo comunicará a los otros que le preceden, y éstos, a su vez, frenarán mucho antes de lo que podría hacerlo un ser humano, pues lo harán todos de forma simultánea.

 

Voladores

El día en que los autos volarán

Cuando se estrenó “El Quinto Elemento” (1997), la idea de una ciudad concurrida por autos voladores, parecía, por lo menos, descabellada. Sin embargo, hoy, 20 años después, están cada vez más cerca de volverse una realidad. Varios son los anuncios que los ubican en un futuro no muy lejano.

Este año, la firma aeroespacial Airbus dio a conocer un prototipo diseñado para alivianar la congestión en las megaciudades: el POP.UP, una cápsula de fibra de carbono para dos ocupantes, que puede desprenderse de sus ruedas para subir a los aires.

Más allá de este ejercicio, Uber ya está trabajando en un taxi volador llamado UberAir, el cual será capaz de despegar y aterrizar verticalmente desde los helipuertos urbanos y las azoteas de los rascacielos. Si todo marcha bien, se podrá ver en 2020 volando por Dallas (EE.UU.) y Dubai (Emiratos Árabes), en principio. Su tarifa inicial sería de unos US$ 130.

Lo último al respecto viene de parte del fabricante chino Geely (dueño de Volvo), que acaba de comprar Terrafugia, compañía estadounidense que desde hace años trabaja en un auto volador, el cual finalmente saldrá a la venta en 2019. Tendría un precio estimado de 270 mil dólares y ya se reciben encargos, previo pago de US$ 10 mil.