*

[Test drive] BMW G 310 R: Nena, nena… ¿Qué vas a ser cuando seas grande?
Por Alexis Cares R. 12/12/2017 944 vistas
Un impacto motociclístico casi cultural provocó la llegada de BMW a la cilindrada urbana con su precio de $ 3.990.000, donde ya es tema obligado la G 310 R, que probamos durante casi una semana.

Trajo bulla y desorden a la casa. Es la nena de BMW Motorrad y el suceso mundial que siguió a su presentación planetaria ya tiene un par de calendarios y jugosas cifras de ventas. Nena sí, pero pequeña no… Desde la casa alemana prefieren que se refieran a la BMW G 310 R como la moto de más baja cilindrada de una familia que comprendió, recientemente, que había “vida” debajo de los 600 centímetros cúbicos (además de mucho circulante…).

BMW G 310 R (K03)

Suceso, revolución, noticia, comentario obligado. La G 310 R, con su estética impecable y una descendencia intacta, contenido precio y sencillez de manejo, hizo nuevos amigos. De paso, pintó una sonrisa expuesta y otra en el pecho entre aquella multitud que miraba con distancia, y casi utopía, esto de ser dueño de una be eme.

Fenomenal contexto de marca y comercial para su llegada a Chile, donde las expectativas y búsquedas llevaron a reordenar el tema de las habitaciones en la casa matriz.

BMW G 310 R (K03)

Y entregados a su manejo, coincidimos con BMW, no es una moto pequeña, aunque su longitud total roce los dos metros. Pero sí es esbelta y liviana. Así, los 34 caballos de su motor monocilíndrico se desenvuelven con soltura y hasta con cierta ventaja en la urbe. El estanque, además de acoger 11 litros de combustible de 93 octanos, es el epicentro del despliegue estético y de diseño.

El tricolor de la unidad probada es todo un emblema en BMW Motorrad y la emparenta directo con lumbreras y señeras motos más grandes del catálogo alemán. Tenemos horquillas invertidas, protecciones, aletas del color del estanque y una zona descubierta que la coloca en una situación naked de muy bien lograda belleza. ¿La miran? Sí, mucho, sobre todo cuando el observador hace foco en el logo y se da cuenta de que es una BMW. ¿Eres de aquellas personas que aprecian lo estético y dan generosa ponderación a todo lo que da estatus? Por acá puede estar tu moto.

BMW G 3109 R-07

Claro que el experimento elaborado junto al gigante indio de la fabricación TVS ha tenido sus bemoles. Diseñada en Alemania, fabricada en India y con controles de calidad en Munich, la máquina despliega un sonido diferente desde su motor.

Claro, no puede bramar como los grandes bloque de 1.200 o 1.600, pero es uno de los aspectos que el motero más ducho advertirá. Acá, en una actualización del producto seguramente habrá un “reapriete”… Ojo, que tampoco desluce, simplemente suena distinto a sus hermanas grandes y más cerca de la que se oye en el segmento de las “trescientos”.

BMW G 310 R (K03)

Lo que sí debe apuntar a una mejora es la vibración que se deja sentir en la zona de la cara interna de los muslos que abrazan el depósito, sobre todo cuando estiramos la demanda en una marcha. A 110 km/h y en sexta, por carretera, esto desaparece. Mi mujer, habitual compañera de rutas, advirtió parte de estas vibraciones en el reposapiés para el acompañante.

Y el lugar para el pasajero, ya que estamos acá, es demasiado enjuto y la tapa del estanque de gasolina requiere de dos manos para el proceso de cierre (una apretando, la otra girando la llave).

Salvo estos detalles, de los cuales con seguridad BMW se hará cargo, la G 310 R reúne todas las señas para sobresalir en un segmento donde la marca no estaba, y ya con el hecho de estar hace temblar al resto.
La moto es linda, tiene buena figuración en la escena urbana, pese a lo estrecha que es (esto mismo la convierte en una danzarina con gran cintura para escapar de tacos y atochamientos).

BMW G 310 R (K03)

En carreteras muy despejadas y despobladas salí a buscar una idea de la máxima y siento que en quinta la moto llega a 160 km/hora. Nada mal, pero la velocidad y lo racing no forman parte de su razón de ser.

El puesto de conducción está a una altura muy estándar del suelo. Gente de 1,70 y menos llegará con facilidad al piso, quedamos erguidos y los manillares están fabricados con sapiencia y acertada ergonomía. La información del tablero digital es muy fácil de seguir y el detalle de notificar la autonomía en lo personal me gusta mucho.

A pesar de tener un motor de 313 centímetros cúbicos, su peso y modos de conducción la convierten en una estupenda posibilidad para primerizos o con experiencia inicial en cilindradas “escuelas”. Y estamos hablando de una BMW. Quienes gocen viendo trepar las revoluciones tendrán química con la G 310 R, ya que, en general, se la lleva un rango medio/alto de giros al motor. La frenada y su ABS trasero están dentro de lo más destacado. Estética, consumo cercano a 27 km/l, linaje y frenos han sido y seguirán siendo las razones de su éxito mundial.

BMW G 310 R (K03)

 

BMW G 310 R

» Motor: 313 cc. (refrigeración líquida)
» Transmisión: MT 6 vel.
» Potencia: 34 a 9.500 rpm
» Torque: 28 a 7.500 rpm
» Altura del asiento: 785 mm
» Peso: 159 kilos
» Neumático delantero: 110/70 ZR 17
» Neumático trasero: 150/60 R17
» Precio: $ 3.990.000