*

La Fórmula E empieza a tomar forma en Santiago
08/01/2018 795 vistas
Los primeros muros de concreto y rejas de protección ya se pueden ver por el costado del Parque Forestal.

A menos de un mes del inicio de la carrera, la competencia motorsport más importante que se disputará en nuestro país este año comenzó la instalación de algunos elementos de seguridad que exige la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y ya se pueden apreciar los muros de contención y las rejas perimetrales por el costado norte del Parque Forestal.

Los trabajos que se aprecian junto a la ribera del río Mapocho constan de muros de concreto de 4 metros de largo, 1 metro de alto, y 0,5 metros de profundidad. Sobre esos muros de color celeste, se ubica una reja especial de seguridad de 1,5 metros de altura. “Son los mismos elementos de seguridad que se ocupan en las carreras más importantes del mundo. Tienen homologación FIA y permiten encapsular el circuito completamente para el resguardo de espectadores y pilotos”, señala Manuel Paredes, coordinador general del Santiago E-Prix 2018.

muros de concreto FE

¿Cuál es el motivo para instalar con tanta anticipación estos elementos de seguridad? La razón es simple. Para el evento que se realizará el 3 de febrero, se necesitarán 1.350 muros de concreto, por lo que el trabajo logístico involucrado es muy alto. Así, a tres semanas de que se dispute la Fórmula E, se empezaron a colocar los muros en algunas calles del circuito urbano, donde no interfieren el tráfico ni a zonas de alto movimiento, como entradas y salidas de autos, estacionamientos y paraderos del Transantiago.

muros FE

Un dato positivo de estos elementos que se aprecian por el centro de la ciudad es que incorporan trabajo nacional, puesto que durante cuatro meses se estuvieron fabricando en una planta en San Bernardo.  “Cabe destacar el trabajo de la industria nacional en este proyecto. Los ingenieros civiles y técnicos chilenos se adaptaron rápidamente. En la organización internacional quedaron impresionados con el rendimiento y profesionalismo mostrado en la producción” precisó Paredes.

Las rejas de seguridad, a su vez, se debieron encargar a Portugal, por el origen de la patente de las vallas de protección. “En noviembre llegó el primer barco. Para instalarlas, se acoplan con un sistema de enganche y seguridad para impedir que se muevan de su posición en caso de algún incidente”, dijo el coordinador general.