*

[Test Drive] Chery Tiggo 7: Elegido para reivindicar el origen
12/01/2018 1205 vistas
Si bien cada vez se escuchan menos, aún hay bastantes críticas hacia los autos chinos. Sin embargo, modelos como el Chery Tiggo 7 son capaces de acallar varias de ellas, mostrándose incluso superiores a exponentes de marcas tradicionales. Un look impecable, un excelente equipamiento y un andar correcto son sus armas.

Una década ya pasó desde que Chery arribó al país, tiempo en el que logró transformarse en un gran referente del origen chino. Y en este sentido, el Tiggo 7, su buque insignia y más reciente apuesta, es una excelente muestra de lo que es capaz de hacer de ahora en adelante el fabricante asiático.

Primero que todo, el Chery Tiggo 7 se vale de sus propios códigos estilísticos para destacarse en un escenario -preferentemente urbano- plagado de SUV. Su look está bastante bien logrado, gracias a unas líneas y formas que lo muestran moderno, elegante e imponente a la vez. Fórmula que incluso lo hace ver más grande de lo que es.

Aun así, sus dimensiones de SUV mediano (4.505 mm de largo, 1.837 mm de ancho y 1.670 mm de alto) se aprovechan bien. Sobre todo sus 2.670 mm entre ejes, que le permiten al modelo asiático ofrecer un amplio habitáculo, además de un buen maletero de 424 litros, ampliables hasta los 1.100 litros con los asientos traseros abatidos. La boca de acceso a la maleta, eso sí, está un poco alta, lo que podría dificultar la labor de carga en ciertos casos.

Más allá de esto, un paseo a la playa en el Tiggo 7 resulta extremadamente cómodo para cuatro personas. Cuatro a sus anchas, puesto que bien cabe un quinto pasajero en la plaza trasera del medio. También podrían viajar dos bebés a bordo, gracias a la disposición de anclajes para sillas de niños Isofix (x2).

Ahora bien, el habitáculo se ve muy bien, ofrece una gran percepción de calidad. Sobre todo la versión tope de línea que probamos, la GLX DCT, equipada con un tapiz de ecocuero color naranjo, excelentes terminaciones para el segmento y un generoso mix de elementos de confort, entre los que destacan asientos delanteros calefaccionados, climatizador bizona, botón de encendido, volante multifunción y un gran techo panorámico que aporta mucha luminosidad.

Cuenta con una pantalla táctil de 9″, cuyo sistema de infoentretenimiento -con soporte MirrorLink y AppleCarPlay- puede sincronizarse con el smartphone de manera muy fácil e intuitiva vía bluetooth.

Por medio de ella, también se visualiza el sistema de cámaras (360° y trasera), que si bien no ofrecen la mejor resolución del mercado, igualmente ayudan a realizar ciertas maniobras con mayor seguridad.

La cámara 360°, por ejemplo, funciona al circular a menos de 20 km/h y activar los señalizadores. Entonces, se muestra una imagen lateral y perimetral, que permite tener en cuenta posibles obstáculos.

El Chery Tiggo 7 no descuida su perfil de auto familiar, ofreciendo un buen nivel de seguridad, por lo menos en esta versión, al disponer de seis airbags, cinturones de tres puntas con pretensor, control de estabilidad y asistente de partida en pendiente.

 

Mejor andar

El Chery Tiggo 7 llegó al país con un único motor, un 1.5 Turbo, que, en el caso de esta versión, eroga 145 caballos de potencia, unido a una caja automática de doble embrague (DCT).

En términos generales, este tren motriz funciona correctamente, poniendo su acento en un andar confortable, con una dirección bastante asistida y una suspensión de ajuste blando, que suaviza muy bien las imperfecciones del pavimento, pero que resta un poco de seguridad al doblar con cierta velocidad.

Un andar placentero, pero falto de emoción al instante, pues su motor recién empieza a reaccionar a las 2.000 vueltas. Se siente el turbolag. Asimismo, su transmisión denota unos pasos de marcha un poco lentos, que buscan optimizar al máximo el consumo de combustible. Según datos del 3CV, rinde 13,4 km/l en ciclo mixto (ciudad/carretera).

En resumen, el Chery Tiggo 7 es una gran demostración de lo que es el imparable avance del fabricante, capaz de ofrecer un producto de calidad, bien equipado y con un andar a la altura de cualquier otro.