Honda presenta la heredera de una leyenda
16/02/2018 378 vistas
Llegó a nuestro país la renovada Honda CBR1000RR Fireblade, modelo que extiende el árbol genealógico de una motocicleta que reformuló el concepto de agilidad en los años 90. Más liviana, potente y aerodinámica, arranca con un precio de $ 12.990.000.

Corría el año 1992 cuando Honda remeció la escena de las motocicletas. La firma japonesa elevaba el límite de lo conocido en deportividad con un modelo que apelaba a la ligereza y agilidad como principales armas para entregarse al vértigo de la velocidad. La CBR900 Fireblade marcó toda una era en el motociclismo deportivo, gracias al minucioso trabajo de relación peso-potencia que le permitió alcanzar un equilibrio perfecto.

A 25 años de ese hito para la marca nipona asoma la nueva generación de la CBR1000RR Fireblade, manteniendo vivos los mismos conceptos que dieron fama legendaria a su antecesora de fines del siglo pasado.

“Para nosotros es un privilegio poder contar con una de las leyendas del mundo del motociclismo, un ícono que representa el espíritu Racing de Honda. La nueva CBR1000RR Fireblade es el resultado de 25 años de continuo estudio, desarrollo y perfección, y estamos seguros de que será un producto que cumplirá con todas las expectativas de nuestros clientes”, comenta Luis Vecchionacce, subgerente de marketing de Honda Chile.

» Alma de carrera

La nueva CBR1000RR Fireblade dispone de un motor de cuatro tiempos, de 999 cc, que le permite desarrollar 189 Hp. La transmisión es mecánica de seis velocidades, con embrague húmedo.
Este motor es 2 kg más liviano que en el modelo anterior, gracias a sus piezas de magnesio y a un estudiado diseño de todas sus piezas interiores. En total, la reducción de peso alcanzó los 15 kg respecto de su predecesor, logrando así un total de 195 kg.

Junto al menor peso, aporta en la evolución de este modelo el nuevo diseño, que no es sólo estético, sino que influye a nivel aerodinámico, ya que gestiona el flujo de aire a su alrededor, elevando la estabilidad a altas velocidades. Además, las tomas canalizan el aire exterior y mejoran la refrigeración.

Según indica la marca, la renovada motocicleta japonesa se comporta tan bien en carretera como en circuito, marcando el inicio de una nueva era para Honda, puesto que gracias a su equilibrio logra que el motor suba más rápido y más alto en revoluciones, con una relación de compresión mucho más elevada y un diagrama de distribución revisado.

Otro aspecto que incide en su mejorada puesta a punto pasa por el nuevo chasis de aluminio fundido hueco, que es 500 gr más liviano. Esto deriva en que al centralizar aún más las masas de la moto, se mejoran la rigidez, estabilidad y respuesta de la dirección.

En cuanto a la conducción, como se trata de una moto deportiva para uso diario, dispone de un sistema eléctrico muy avanzado, que le permite al conductor disfrutar de un buen rendimiento en cualquier tipo de condición. Para eso, dispone de tres modos de manejo seleccionables (Street, Circuit o Mechanic), los cuales dejan la opción de programar un trayecto dejando en la pantalla TFT toda la información necesaria de acuerdo a la selección realizada. Los datos mostrados puede ajustarse y personalizarse durante la marcha por medio del interruptor de la piña izquierda y la pantalla de cristal líquido.

Ahora, si lo que se busca es aún mayor emoción, también cuenta con el HSTC (Honda Selectable Torque Control), que dispone de nueve niveles de control de tracción y cambia automáticamente los niveles de potencia que llegan a la rueda trasera. Este sistema proviene del modelo RC213V de MotoGP y le entrega la posibilidad al usuario de llevar al límite esta motocicleta, que llega a nuestro país con un precio de $ 12.990.000.

17YM CBR1000RR Fireblade

17YM CBR1000RR Fireblade