*

[Test Drive] Lujo para la calle y fortaleza para la aventura
09/02/2018 324 vistas
El Range Rover Velar es la fiel representación de lo que se debería lograr con un SUV, versatilidad absoluta y capacidades off-road a prueba de los caminos más difíciles. No hay duda de por qué fue elegido como el Mejor SUV Premium de 2018 por la prensa chilena.

Para quienes circulan en un vehículo sin tracción o con poco despeje al suelo, la Ruta del Cuarzo, camino a la Cuarta Región, puede ser un verdadero desafío, uno que sorteamos con facilidad en una aventura que nos llevó hasta el Valle del Elqui a bordo del premiado Range Rover Velar, que este año logró quedarse con el galardón al Mejor SUV Premium de Chile, con la nota más alta de su categoría (9,04).
¿Qué hace tan especial a este modelo? La lista de características es bastante larga, de ahí que la misma marca lo haga denominado el “SUV mediano más capaz y sofisticado del mercado”.
Pero vamos por partes. En términos estéticos estamos ante la presencia de un modelo que toma lo mejor de Range Rover y lo reimagina en un concepto más urbano, adaptable fácilmente al uso diario con proporciones modernas, líneas rectas y un estilo más bien minimalista que destaca su concepto de elegancia, lo que de paso se traduce en una gran aerodinámica, con un coeficiente de 0,32, el menor de toda la familia.


En el habitáculo, en tanto, es donde podemos vivir de más cerca la calidad premium del modelo. Primero cuando se entra en contacto con los materiales: variedad de cueros, maderas y metales de altísima calidad se pueden encontrar dependiendo de la versión, la marca asegura que se pueden crear más de 60 mil opciones de configuración distintas, todo dependiendo de los accesorios elegidos.

Muy en sintonía con la tecnología, Range Rover dotó a este modelo con tres pantallas interactivas, una TFT de 12,3″ que reemplaza al cuadro de instrumentos y toda su información, otra de 10″ para el sistema de infoentretenimiento (compatibilidad con dispositivos con sistema operativo iOS y Android), y una tercera, también de 10 pulgadas, para controlar los parámetros del auto, como por ejemplo, la climatización o el sistema de tracción total inteligente Terrain Response 2.


Para un nativo digital o alguien acostumbrado a lidiar con pantallas táctiles, la interacción no debería ser difícil, para quienes no están muy acostumbrados a tanta información, a veces puede llegar a ser un poco distractivo, aunque nada a lo que cueste mucho acostumbrarse.

» Varias personalidades
En nuestra ruta de más de 800 kilómetros pudimos poner a prueba al dinámico motor bencinero de 3.0 litros de 380 Hp y 450 Nm, y al poderoso diésel 2.0 de 240 Hp con excelentes 500 Nm, ambos con caja automática de ocho velocidades.
Con una construcción realizada con un 82% de aluminio, el Range Rover Velar se luce en la carretera, con una gran maniobrabilidad, y es que en ningún momento se siente que se está conduciendo un vehículo de casi dos toneladas.
A esto también ayuda la suspensión neumática inteligente, que sobre 100 km/h baja la altura del vehículo para mejorar su desempeño y dinámica (también sirve para que las personas más bajas puedan descender sin problema). En circunstancias normales u off-road, este modelo de 4.803 mm de largo cuenta con más de 200 mm de despeje y una capacidad de vadeo de 650 mm, esto junto al rápido actuar del sistema Terrain Response 2, hace que sea muy fácil convertirse en un experto en manejo todoterreno en solo algunos minutos.


En carretera también ayudan diversos asistentes de manejo como el Torque Vectoring by Braking y el Adaptative Dynamic, que monitorean constantemente el sistema de navegación y el camino, ayudando a evitar los subvirajes, lo que se traduce en un control superlativo en las curvas y en las maniobras más arriesgadas.
Combinación perfecta de elegancia urbana y capacidades todoterreno, el Range Rover Velar invita a salir a conducir, sin importar las condiciones.