*

[Mototest] Vespa Elegante: Vacaciones donde quieras
09/02/2018 613 vistas
Una intensa experiencia de uso urbano le dimos durante una semana a esta emblemática novedad que Piaggio trae a Chile a través del grupo Modmotos. Si bien es año 2018, está inspirada en un objeto de culto, puesto que se trata de una edición especial que rinde homenaje a un éxito del cine mundial de 1953. Además, es la más asequible en precio de toda la gama.

Ya rueda por Chile un peculiar y asequible ejemplar de la saga Vespa, acaso el scooter más famoso de la historia de las dos ruedas con más de 70 años de historia. Se trata de la Vespa Elegante, de Piaggio, y cuya versión año 2018 salta en el tiempo y se conecta con la magia de las primeras motonetas de los años cincuenta y, específicamente, con la Vespa de 1951 que inmortalizaron los actores Audrey Hepburn y Gregory Peck en la premiada cinta “Vacaciones en Roma”.

Son varios los matices de manufactura que hacen de esta moto una pieza única y dentro de los más diferenciadores está la presentación con dos asientos individuales que le confieren un aire inequívocamente retro. Para el pasajero hay unas asas cromadas cuyos propósitos estéticos y prácticos fueron usados por dos de mis acompañantes durante los días de traslados.

DSC_9787

El acceso al cofre bajo estos asientos (ambos se eyectan como una sola pieza) se opera mediante la misma llave de arranque y que calza en la cerradura lateral. Hay espacio para un casco y allí también la boca para la entrada al estanque de combustible, con una capacidad de 6,7 litros.

El sofisticado color champaña es otra de la señas que personalizan a esta Vespa Elegante y que le dan la condición de edición especial. Los gruesos espejos circulares también reafirman el esmero de época puesto por la casa Piaggio que fabrica este ejemplar en India.

DSC_9938

En la columna central delante de nuestras rodillas hay otra gaveta con tapa que se abre presionando con la llave puesta para el contacto. Papeles, lentes, billeteras o libretas caben perfecto acá.

Donde posamos nuestros pies hay un trabajo muy bien logrado entre la carrocería de la motoneta y líneas antideslizantes, allí por lo demás, encontraremos el emblema bien vistoso que la identifica de manera única: “Elegante”.

Nuestra Vespa posee un motor carburado de 154 centímetros cúbicos y cambio automático. Si hemos dejado pasar más de tres días sin usarla será necesario accionar un “chupete” que está cerca del manillar izquierdo. Lo mismo si la mañana está muy fría. Este apoyo tan aparentemente ancestral cumple muy bien su cometido. También contamos con “pata de arranque” por su costado izquierdo, así que los nostálgicos más exigentes se sentirán a sus anchas.

DSC_9948

La presentación del tablero combina un muy protagonista velocímetro análogo con información digital sobre cantidad de combustible, kilómetros recorridos y hora.

La moto es liviana por lo que su maniobrabilidad está garantizada. Pequeña, estilosa y no muy ancha, es una verdadera danzarina del espacio trabado y congestionado de la gran ciudad. Sus neumáticos me parecen algo pequeños, pero se adaptan bien a las acciones de giros y curvas, poco a poco devuelven confianza, pero es mejor evitar hoyos o accidentes donde el pavimento evidencie hendiduras que pudiesen desestabilizar un tanto a la moto.

DSC_9946

En carretera alcanza una máxima de 100 kilómetros por hora, y cuando fui con pasajeros (una mujer de 48 kilos como mi esposa o bien el fotógrafo de 80 kilos) no pude lograr más de 90 km/hora. La prefiero en la ciudad, aunque en la autopista urbana sale del paso (siempre por la derecha). De rebases, por favor, ni hablar.

En el cierre, debemos destacar su excelente consumo de combustible que no baja de los 40 kilómetros por litro, situación que puede variar un poco –para un poco mejor o un poco menos- dependiendo del estilo de manejo y las rutinas de desplazamientos (considerando la geografía del lugar).

Vivir la jornada de ir al trabajo, volver a casa, salir de noche al cine y otras rutinas similares resultarán un completo agrado. Sensación de felicidad que los amantes de lo vintage experimentarán con intensidad.

Galería