[Test Drive] El Fiat Argo llega para reinar en la fiesta
09/02/2018 562 vistas
El juvenil modelo de la firma italiana, hecho en Brasil, buscar reencantar a un público que siempre fue suyo y que hoy tiene demasiada oferta. Aquí sus virtudes, para volver a ser el rey.

A Fiat le ha costado volver a ser el el rey de la fiesta, ese que tenía el segmento a sus pies y donde no había embarque para satisfacer la demanda de los jóvenes que buscaban un auto atractivo, cómodo y que fuera en línea con sus requerimientos. Por eso la llegada del Argo es, sin duda, una especie de resucitador.
Todo debería cambiar ahora. Al menos esa es la apuesta de la firma itálica.
Primero, porque este es un modelo completamente nuevo, pensado y hecho para este público, segundo porque cuenta con esa habitabilidad que le juega a favor, por si alguien con familia busca tener un compacto sin subirse ni de precio de tamaño, tercero porque conjuga muy bien el equipamiento de seguridad y conectividad, hoy muy buscado.
Con un diseño muy atractivo, el Argo es armónico en todas sus líneas, se ve moderno, cercano, y más allá de los gustos personales, este es un diseño que va a la segura.
El interior es quizás lo más llamativo que tiene este hatchback. Nuevamente el diseño, muy limpio, destacando el tablero en tres tipos de materiales. Como es habitual, tiene plásticos duros, algunos que podrían mejorar, pero en general se ve bien y muy acorde a su segmento, transmitiendo una buena calidad. Los marcadores análogos se ven muy bien y sobresalen en el panel, al igual que la pantalla táctil de 7” en el centro de la consola, con el sistema U-Connect del grupo FCA que además es muy fácil de utilizar, con buenos colores y bien señalizada.


Otra cosa que logra muy bien Fiat en el Argo es la posición de manejo, que permite ajustarse a las necesidades del usuario, sin grandes puntos ciegos.
Ahora bien, sin duda es la habitabilidad uno de los puntos fuertes de Argo, que sin llegar a los cuatro metros de largo ofrece un gran espacio a todos sus ocupantes -cinco adultos- y un generoso maletero de 300 litros con buena distribución.
Además, los pasajeros de las plazas traseras agradecen que la banqueta no tenga mucho relieve ni formas, sea blanda en su justa medida y que casi no exista el túnel central, permitiendo mayor comodidad para poner y acomodar las piernas.
Respecto del motor, el nuevo modelo equipa un bloque 1.3 de 100 caballos de fuerza asociado a una transmisión manual de cinco velocidades. Completamente alineado con la oferta del segmento, el bloque del Argo tiene aceleraciones progresivas y recién por sobre las 2.200 rpm se siente más pujante, por lo que recomendamos estar siempre en torno a las 3.500 rpm para llevarlo de forma más entretenida y poder disfrutar un poco más a este compacto, sobre todo acompañado por la caja, que a pesar de parecer un poco clara en su engranaje, le permite exprimir un poco más esos 100 Hp.


Donde sí se enreda el Argo es en su dinámica. Aquí la suspensión es blanda, por lo que a ratos el hatchback se siente flotando sobre el pavimento, cuando uno esperaría mayor aplomo. Y obviamente esa sensación se profundiza cuando el motor te dice una cosa y la suspensión y dirección –muy fofa- otra muy distinta. Ahora ahí queda claro que el enfoque está en el confort de marcha.
Rspecto al equipamiento ofrece de serie doble airbag, frenos ABS con distribución electrónica de frenado, anclajes isofix, luces diurnas LED y monitor de presión de neumáticos, y la versión testeada (ELX) suma sensor con cámara de retroceso y neblineros.